lunes, 10 de septiembre de 2012

Precios relativos: Precios más baratos en Europa


Economía real

En la Argentina, las compras del supermercado son más caras que en España, Italia y Grecia

La leche, el pan, la papa, las gaseosas y los productos de primera necesidad salen un 40% más baratos en Europa




Daniel Hernández llegó a la capital española y lo primero que hizo fue visitar el estadio del Real Madrid y sentarse a tomar un café en pleno Paseo de la Castellana. La sorpresa no se la dio la magnitud del Santiago Bernabéu sino la cuenta de la cafetería: 3,65 euros (unos 21 pesos) por un cortado, una porción de torta de batata y un pan. "Cuando me lo dijeron pensé que eran 13,65 euros, es más barato que en San Pablo", dice Hernández, un ingeniero comercial que vive en esta ciudad brasileña, donde paga por una taza de café un promedio 4,5 reales (unos $ 10,50).
Si a él lo sorprendió, siendo San Pablo una de las 50 ciudades más caras del mundo y la más cara de América latina, según el ranking de la consultora Mercer, a un argentino lo dejaría atónito. Un café en Buenos Aires es más caro que en España, Italia, Francia, Grecia y República Checa. En Europa, un cortado, cuesta en promedio 1,50 euros (8,90 pesos); en la Capital Federal promedia los $ 12.
En la paradisíaca Santorini, una de las dos islas más caras de la amplia oferta griega (la otra es Mykonos), sólo algo puede asombrar más al visitante argentino que las puestas de sol únicas o el maravilloso paisaje volcánico: los precios en el supermercado son más bajos que los que se ven en la Argentina.
Sólo para empezar, si el viajero quiere matar el hambre rápidamente con un paquete de papas fritas Lays, deberá desembolsar en el Carrefour de Santorini 1,30 euros ($ 7,75), mientras que en la Argentina ese mismo producto cuesta $ 15,59. Es que las diferencias se sienten aún más a la hora de cargar el changuito de compras. En Barcelona, en el supermercado del exclusivo El Corte Inglés, una Coca- Cola (regular o Zero) de un litro y medio cuesta 1 euro ( $ 5,96); en Italia y Grecia, 1,50 euros ($ 8,94); en Francia, 1,60 euros ($ 9,50) y en República Checa, 34,90 coronas checas ($ 8,30). En los supermercados locales, la Coca-Cola regular cuesta $ 9,90 y la Zero, $ 10,70, un 18% más.
Con la leche y el pan salvado ocurre algo similar. En Europa, la botella de litro cuesta en promedio 1 ? (5,96 pesos); en la Argentina, $ 7,89. El pan, un paquete de 400 gramos, sale en promedio 1,70 ? (10 pesos); acá, 12 pesos.

BUENOS AIRES, DONDE MÁS SE ENCARECIÓ EL COSTO DE VIDA

Buenos Aires, según el mismo ranking de Mercer, pasó del puesto 159 al 121 y fue una de las ciudades de América latina (junto con Venezuela) donde más se encareció el costo de vida por la inflación, que según mediciones privadas llega al 24% anual. "Esto aumentó mucho el costo de los bienes y del alojamiento", se concluye.
Eso explica que hasta los alimentos que se producen acá sean más caros que en Europa. Las verduras, que esta última semana registraron una suba en la Argentina, son un ejemplo claro. En Barcelona, la papa blanca cuesta 0,59 euros (3,51 pesos) y en Santorini 0,75 euros (4,47 pesos), mientras que en los supermercados y verdulerías locales, oscila entre 7,99 pesos y 10, prácticamente el doble. El kilo de tomate en Santorini cuesta 1,30 euros (7,78 pesos); acá 11,90 pesos.
En los productos de aseo personal el desodorante Dove cuesta 3,20 euros ($ 19) la presentación de 200 mililitros (disponibles en Grecia y España) y 2,61 euros (15,50 pesos) la de 150 ml, que es igual a la que se comercializa en la Argentina y que cuesta 18,33 pesos.
El relevamiento de precios, hecho entre julio, agosto y septiembre en diferentes viajes a esas ciudades, evidencian una constante en los precios europeos, algo que no ocurre en la Argentina, donde en julio último se registró una suba de 2% en los precios al consumidor, según mediciones privadas.
En los 70, el futbolista Rubén Hugo Ayala, el "Ratón", protagonizó una recordada publicidad de Adidas en la que mostraba un par de zapatillas y decía: "En Europa no se consiguen". En este caso, es al revés: en Europa se consigue de todo... y más barato que en la Argentina.

EN NÚMEROS

  • COCA-COLA 
    Grecia: 1,50 euros
    Argentina: $ 9,90
  • LECHE 
    Grecia: 1,15 euros
    Argentina: $ 7,89
  • PAPA 
    Grecia: 0,75 euros
    Argentina: $ 7,99

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada