miércoles, 17 de octubre de 2012

Google ayuda a los bancos centrales

Google es la nueva bola de cristal de los bancos centrales

En Estados Unidos, Reino Unido e Israel ya es utilizado para predecir el futuro económico.
PorEZEQUIEL BURGO - IECO
Si usted busca un cero kilómetro a través Google sepa que puede estar colaborando con los pronósticos de algún economista. ¿Por qué?
Google predice , para algunos casos, el comportamiento de la economía.
Los principales bancos centrales del mundo ya incorporaron el buscador a sus modelos macroeconómicos. Los economistas del Banco Central de Israel , por ejemplo, cuentan la cantidad de veces que se tipean términos relacionados con la compra de bienes.
Desde clases de spinning hasta reparación de aires acondicionados y desde pasajes en avión hasta autos cero kilómetros . Todo ello para estimar la demanda de consumo israelí. Y el mismo ejercicio se elabora en la Reserva Federal (el Banco Central de Estados Unidos). También en los bancos centrales de Gran Bretaña, Italia, España, Turquía y Chile. La mayoría de ellos publicaron estudios donde analizaron si la cantidad de búsquedas en Google tiene una correlación con las tendencias económicas.
En la Argentina la idea aún no se aplica. Pero hay economistas que piensan que no pasará demasiado tiempo hasta que suceda. “Cada vez es mayor el número de personas que buscan información en internet. Incluidos aquellos que piensan en comprar bienes durables de consumo como autos, electrónicos, casas y departamentos”, opina Juan Mario Jorrat , economista y profesor del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional de Tucumán.
Jorrat elabora el índice Compuesto de Actividad Económica de la Argentina , un indicador mensual de actividad económica conforme a la metodología establecida por el Dirección Nacional de Investigaciones Económicas de Estados Unidos (NBER, según sus siglas en inglés).
¿Llegó el tiempo de que los bancos centrales hagan política monetaria mirando google?
Jorrat cree que “el orden de las búsquedas de información en los buscadores de internet, hace las estadísticas más interesantes y candidatas a ser líder de determinadas compras”.
Guido Sandleris es un economista que dirige el Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella. Allí se elabora lo que se llama índice Líder , un indicador que permite anticipar los cambios de tendencia de la actividad económica. El índice se compone de observar, entre otros indicadores, el comportamiento de la evolución del despacho de cementos, la emisión monetaria y las escrituras. ¿Y Google? “En el CIF no usamos el tráfico web para predecir el comportamiento de la economía. Pero creo que es una buena idea y que posiblemente para algunos temas funcione”, opina Sandleris.
Los servicios y bienes prescindibles suelen ser usados por los economistas como“indicadores líderes” de un cambio de ciclo. En 2009, el ex presidente de la Reserva Federa Alan Greenspan comentó que seguía de cerca la demanda de calzoncillos para saber hacia dónde iba la economía. ¿Por qué los calzoncillos? Porque un estudio reveló que la compra de esa prenda se posterga cuando la economía más se enfría. En países como Estados Unidos o Japón se utilizan rubros como el corte de pelos o la venta de cosméticos.
El economista jefe de Google se llama Hal Varian . Además de ser famoso porque toda una generación de economistas se formó con sus manuales, Varian escribió en 2009 un trabajo en el cual demostró como los datos publicados en Google Trends predicen las ventas de autos y propiedades en Estados Unidos.
Una de las ventajas de utilizar los datos de Internet es que ofrecen un anticipo más inmediato que los indicadores de los institutos oficiales de estadísticas. Por lo general los índices de los organismos se publican al mes siguiente del período relevado. Por el contrario, una las principales desventajas de utilizar Google como estimador del rumbo económico es que analiza un mercado acotado y su archivo guarda solamente estadísticas desde 2004.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada