jueves, 3 de enero de 2013

Mercado laboral: Una edad para no perder el empleo


800.000 argentinos de 45 años no logran reinsertarse laboralmente

Se los conoce como "excluidos invisibles"; especialistas opinan que la tendencia se está revirtiendo a su favor



 
Foto: LA NACION / Sebastián Domenech
Los llaman los "excluidos invisibles" porque siempre existieron, pero nunca tuvieron visibilidad. Son personas mayores de 45 años que quedaron al margen del circuito laboral, despedidos de las empresas donde trabajaban o aventurados a buscar nuevos desafíos. Sin quererlo, quedaron atrapados al no poder reinsertarse, una tendencia que se profundizó en la década pasada y aún persiste en la actualidad, aunque con síntomas de revertirse parcialmente.
Se cree que en la Argentina hay 800.000 personas mayores de 45 años que no pueden volver al mercado laboral, ya sean profesionales o no , un fenómeno que se expande hacia toda Latinoamérica y que se profundizó en países de Europa con la crisis que atravesó la Unión Europea. También se estima que el 80% de las ofertas de empleo son para menores de 45, lo que permite contextualizar la situación real.
"Les preguntamos a las áreas de Recursos Humanos de las empresas porqué ponen los avisos de búsqueda de empleo para menores de 40 años y no saben que responder", le dice a LA NACION Tomás Olivieri, director de Diagonal , una Asociación Civil que trabaja en la reinserción laboral de mayores de 45 años .
Según estima, el 80% de las personas entre 45 y 65 años no pueden aplicar a las ofertas de empleo.
Estos datos se sostienen en las estadísticas que manejan en ZonaJobs, portal web especializado para encontrar trabajo. Las cifras indican que en todo 2012 sólo el 14% de las ofertas laborales fueron para mayores de 45 años; el 52% corresponde a mayores de 25 y el 34% a mayores de 34 años.

"Hoy existe una diferencia entre la cantidad de empleos ofertados para los menores de 45 y los que son mayores de esa edad. Esto se evidencia con más notoriedad en algunas áreas de expertos como desarrollo web o marketing online. Es decir, áreas relativamente nuevas, donde experiencias laborales de más de 20 años no ponderan de la misma manera", aporta Santiago Pachano, gerente de Marketing de ZonaJobs .
Esta situación no se relaciona directamente con el grado de formación académica. Tanto los profesionales como la mano de obra capacitada son víctimas de este fenómeno.

NUEVO PARADIGMA

La Asociación Diagonal nació en 2001 a raíz de la crisis que castigó al país. Primero apuntó al desempleo en general pero, desde hace seis años, se centró en las personas mayores de 45 años. Hoy recibe entre 400 y 500 consultas por año. "Hablamos de crear un nuevo paradigma, que valorice a las personas por su edad y los conocimientos que adquirió durante su vida", sostiene Olivieri, técnico en Comercio Internacional y Licenciado en Marketing. "Como sociedad negamos el paso del tiempo, el envejecimiento, de la misma forma que negamos la muerte. Nos quedamos con que lo más bello es lo más joven".
El cambio al que hace referencia apunta a que las empresas modifiquen sus costumbres y acompañen al empleado en un proceso de reubicación en otro puesto de trabajo.
Además, según los especialistas consultados, hay signos que permiten arriesgar que la tendencia se está revirtiendo, ya que los mayores de 45 años están siendo altamente calificadospara cubrir gerencias, puestos jerárquicos o especialidades.
"Se comienza a dar un ciclo hacia la sabiduría, la experiencia", adhiere Iván Puigdemasa, socio fundador de la consultora Quercus . "Hoy los mayores comienzan a vislumbrarse como muy válidos para la reinserción en base a ciertos atributos que la Generación Y no tiene: sabiduría, compromiso, experiencia, apego a las normas y mayor responsabilidad", sostiene.
Son las pymes y las empresas familiares las locomotoras de una nueva corriente de contratación en todos los niveles, ya sea profesionales o mano de obra calificada. "Se están profesionalizando y les dan mayor espacio a los de más de 45 años", explica Puigdemassa. "Las grandes corporaciones están comenzando a tomar el modelo que le marcaron las pymes".
En este proceso de revaloración de las personas con experiencia intervienen cambios sociales en un mercado laboral que no se actualizó. "Hoy la población vive en promedio 20 a 50 años más que en 1900. Es absurdo pensar que una persona es vieja a los 40 años, es violento decirle que a los 50 años no sirve", argumenta Olivieri.
Con este concepto coincide Alejandro Melamed, especialista en Recursos Humanos y autor del libro ¿ Porqué no? Como conseguir y desarrollar tu mejor trabajo . Según cuenta, hay algunas profesiones que califican mejor al individuo de mayor edad. "Hay muchos trabajos que vuelven, pero también hay que encontrar las necesidades del mercado y reciclarse, adquirir nuevas capacidades. Creo que todos vamos a tener una segunda carrera", arriesga.

CÓMO HACERLE FRENTE

El desempleo genera conmoción, causa sorpresa y origina una crisis que desestabiliza, sobre todo si la situación no es buscada. En este punto se ponen en juego distintos recursos de la persona y la recomendación es no tomarlo como un fracaso.
"Buscar trabajo no significa pedir, sino ofrecer", aconseja la psicóloga Milagros Abud, coordinadora del programa de reinserción laboral en Diagonal. Teniendo en cuenta que un mayor de 45 años tarda un año en conseguir trabajo, "se debería direccionar la búsqueda para que este alineada con las competencias, interés y formación de cada persona", destaca.
"Es importante la actualización, seguir capacitándose en las metodologías de búsqueda; no ponerse reacios a las redes sociales ya que son la clave de varios contactos. Pero hay que tener en claro hacia donde ir para contárselo a los contactos", sugiere Abud.
¿Por qué impacta tanto el desempleo? "Si mi identidad se construye solo en base al rol profesional, cuando eso desaparece provoca un gran golpe. Estamos acostumbrados a construir nuestra identidad en base al laburo y no en base a lo que somos más allá", responde la psicóloga.
Según datos de Diagonal, el 50% de los solicitudes de personas que atienden están en trámite de divorcio o ya separados; se reduce el vínculo con el círculo social y sobreviene un duelo con muestras de agresión, reproches, fatalismo y culpas. Pueden aflorar sentimientos de inseguridad, ansiedad, baja autoestima y depresión. Por eso es clave la evasión para no quedarse estancado.
¿De que forma se puede salir? "El desempleado debe entender que es un proceso transitorio y que cuenta con las condiciones necesarias como para conseguir un nuevo trabajo", dice Pachano. Y en los fines prácticos se sugiere cargar los datos en los portales de búsqueda de empleos, utilizar todas las relaciones profesionales y familiares cercanas, y amigarse con las redes sociales para capitalizar al máximo los contactos.
"También es recomendable que durante el tiempo de desempleo, la persona realice cursos de capacitación o de idiomas, además de leer novedades sobre industrias o áreas de su interés para estar constantemente adaptado a las exigencias del mercado y para fomentar contactos específicos", opina Pachano..



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada