lunes, 11 de febrero de 2013

Presión impositiva del 53% en Argentina


LA ECONOMÍA Y EL BOLSILLO

Los impuestos llegan al 53% para los que están en blanco

El cálculo es de distintos economistas e incluye impuestos nacionales, provinciales y municipales. En los trabajadores del sector formal, la presión aumentó 20 puntos en una década y es récord.
PorMARTÍN BIDEGARAY





Tanto para las empresas como para los 7 millones de trabajadores que están en blanco, este año vendrá con un récord: nunca le cobrarán tantos impuestos como en 2013.
A los tributos que ya embolsa la AFIP (IVA, Ganancias, aportes patronales) se le sumarán los impuestos de las provincias (Ingresos Brutos) y los municipales (desde tasas de ABL a cargos específicos a distintas actividades).
Durante este año, el Gobierno nacional buscará quedarse con uno de cada dos pesos que genere la economía formal.
Esto es porque intenta recaudar $ 822.073 millones sobre un PBI de $ 2.552.499 millones, según el presupuesto. Allí se dice que la AFIP tomará 32% del PBI. Sin embargo, ese cálculo es refutado por varios economistas, que estiran la cuenta de lo que va al Estado hasta el 50%.
La proyección del PBI incluye a la economía “informal”, que no paga ninguna clase de impuestos, y que representa casi un 35% del total.
Esto implica que la actividad “formal” o en blanco, es equivalente a $ 1.658.000 millones. Sobre esos actores es que el Gobierno busca recaudar $ 822.073 millones.
Es casi la mitad de lo que producen.
Los economistas hacen hincapié en dos aspectos: la suba de los impuestos provinciales y la mayor gravitación del impuesto a las Ganancias para los trabajadores en blanco. “La suba en la presión del impuesto a los Ingresos Brutos sobre la actividad será aún mayor a la registrada en 2012”, explica Nadin Argañaraz, presidente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal.
Para este año están previstas alzas en Ingresos Brutos en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza. También en la ciudad de Buenos Aires. “Frente a la desaceleración en las transferencias de recursos nacionales, las provincias aumentan estos tributos para subsanar la escasez de fondos”, agrega Argañaraz. A esto se suma una proliferación de tasas municipales. La más reciente es la que buscan aplicar intendentes del conurbano en combustibles.
“Es algo inédito. Ya hay que trabajar más de medio año para poder pagar todos los impuestos”, destaca Argañaraz. “Y ni que hablar de los que pagan Ganancias, a los que el Estado también les retiene”, observa.
Según el experto, cada aumento de Ingresos Brutos (de las provincias a las empresas) termina afectando a los consumidores, porque gran parte de esos aumentos se trasladan a los precios de los bienes y servicios. Llega a todos los eslabones de la cadena productiva, a industrias, comercios y servicios. En total, es casi 40% de la economía”, agrega.
De acuerdo con Victoria Giarrizzo, titular de la consultora CERX, en 2003, hace una década, la presión impositiva representaba un 24,2% de la economía. A fines de 2012, los tributos mordían un 38,8% del PBI. En el caso de los trabajadores en blanco, la carga de los impuestos es aún más alta: en 2003, era el 32,7% de sus ingresos.
A fines de 2012, ya superaba el 52,3%.
“La presión fiscal va a aumentar mínimo un punto porcentual más este año, por tres razones: muy alta inflación, crecimiento económico bajo y mayores necesidades en provincias y municipios”, detalla Giarrizzo. “Un punto porcentual de presión tributaria son casi tres días más de trabajo para pagar impuestos en el caso de una familia ”, especifica.
Así las cosas, se pagan mayores impuestos, pero sin la contraprestación debida.
Guillermo Giussi, de Economía y Regiones resalta: “La cuestión en la presión tributaria es la contraprestación por parte del Estado, si vuelve en bienes públicos de calidad o no”. Y esa es la gran asignatura pendiente.


iECO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada