viernes, 3 de mayo de 2013

Demasiado fast food con opciones naturales


El boom del fast food: llegan más cadenas y hasta en la versión “saludable”

POR MARÍA EUGENIA PINTOS

Con firmas extranjeras y más locales, el mercado crece al 8% anual. Nuevas marcas venden comida rápida, pero light. Clarín




Es una realidad transversal a cualquier clase social. El 87% de los porteños come “al paso” más de una vez por semana, preferentemente hamburguesas y salchichas, según una encuesta de la agencia McCann Buenos Aires. Este gusto se traduce en un crecimiento del negocio fast food: el sector suma nuevas cadenas y también le salió la competencia “saludable”.
“El crecimiento del consumo fast food o comida chatarra obedece a varias razones, entre ellas, económicas. Es más barata y trasmite una sensación de pertenencia a un estilo de vida frenético que impone la ciudad, por lo cual mucha gente hace de ella un hábito. Este fenómeno generó un aumento del peso y de cuadros cardíacos, diabetes e hipertensión ”, explica el médico Carlos Faig, miembro de la de la Sociedad Argentina de Obesidad.
Según la encuesta, los hombres (61,52%) eligen más este tipo de comida que las mujeres (38,48%). Sin distinción de sexo, el gasto promedio en un almuerzo clásico de hamburguesa, papas y gaseosas grandes es de $ 44.
“Los resultados tiraron por la borda algunas falsas creencias, como que la gente ‘siempre’ opta por lo más saludable. La gente sabe que hay productos que no le hacen bien, pero continúan siendo ‘la’ opción a la hora de parar a comer algo”, revela Paula Mandraccio, de McCann.
El boom del consumo interno incentivó el regreso de marcas a un mercado que tiene una tasa de crecimiento que ronda el 8% anual y en donde Mc Donald’s es líder (200 restaurantes en todo el país), seguido por Burger King. A estas clásicas opciones que tienen por reina del menú a la hamburguesa se le sumaron en los últimos meses Wendy’s y Subway, y el reciente desembarco del pollo frito de Kentucky Fried Chicken (KFC).
La expansión también instaló marcas locales, como la pionera Mostaza, Nac&Pop, y Betos. “El mercado tiene mucho potencial de crecimiento.
El público es amplio y cada marca tiene un segmento ”, analiza Lucina Cabrejas, gerente de Marketing de Burger King. Gabriel Colombero, gerente general de Betos, agrega que “la gran apertura de locales obedece a que son inversiones que no ofrecen demasiado riesgo porque ya está comprobado que es un negocio exitoso. En el caso de las nacionales, entendieron que no todo pasa por una hamburguesa y se adaptaron muy bien al paladar argentino”.
Sin embargo, la tendencia a cuidarse le hizo surgir una competencia al fast food y ya hay cadenas de comida rápida “saludable”, que proponen rolls, sopas y tartas, como SmartDeli tiene cinco locales en el microcentro e identifica cada plato con un sistema de cinco íconos (“reducido en calorías”, “reducido en sodio”, “apto diabetes”, “apto colesterol” y “libre de gluten”). Natural Deli sí ofrece en tres locales en Palermo menús de hamburguesa, pero con papas al horno y limonada en vez de fritas y gaseosa. “Proponemos una alimentación funcional”, dice Andrés Larre, socio de SmartDeli. Otra de las cadenas en las que mandan las ensaladas es The Pick Market, también con tres sucursales.
Colaboró: María Paula Bandera




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada