jueves, 22 de agosto de 2013

Locolandia: Echan a LAN de Aeroparque

La intimación sorprendió a las autoridades de LAN durante un festejo en Colombia



Ni a propósito hubiese resultado más incómodo. Mientras la máxima autoridad de LAN en Colombia, Hernán Pasman,sacaba pecho por un hito mundial para la compañía, el segundo vuelo con biocombustible de la firma en Sudamérica y el primero en este país, los periodistas acreditados para el evento, la mayoría latinoamericanos, empezaban a preguntar qué era esto de que habían echado a la empresa de la Argentina. Con un detalle: Pasman, como otros altos directivos de LAN Airlines, es argentino.

La primera alarma surgió entre los periodistas chilenos y los argentinos invitados para el evento, entre ellos Clarín. La noticia sobre el desalojo había surgido en un medio de Santiago, El Mercurio, y ya daba cuenta del impacto que tendrían en la movida en Bogotá. La máxima autoridad de la aerolínea, Ignacio Cueto, volaba de Colombia a Chile apenas se desencadenó el escándalo. En su país de origen se hará mañana una reunión entre ministros argentinos y chilenos y la pelea LAN-Aerolíneas será tema central. También el presidente colombiano Juan Manuel Santos había tenido que bajarse del avión con biocombustible, pero por un tema local: un masivo paro del campo.

Ayer, mientras cruzaban llamadas con Buenos Aires y Santiago de Chile, las autoridades de LAN buscaban aclarar algunos puntos. "Lo principal es que no vamos a afectar el servicio de los pasajeros que transportamos en el corto plazo. Si nos desalojan del hangar, lo que no debería ocurrir porque vamos a recurrir a la Justicia, vamos a mantener los aviones en otro lugar hasta tanto se resuelva el tema", le dijo a Clarín una alta fuente de la empresa. Sería una solución de corto plazo. Los directivos de LAN, tanto en Buenos Aires como en Bogotá, repiten que sin ese espacio en Aeroparque es "imposible" seguir operando desde allí.

Con el correr de las horas, la preocupación fue creciendo. Si bien en la empresa no creen en un desalojo "compulsivo con la Gendarmería", hasta anoche no habían recibido señales alentadoras. Curiosamente, LAN confía en tener como aliados a los demonizados gremios aeronáuticos, gestores de paros sorpresivos y con una puja constante con Aerolíneas, para que frenen esta avanzada de La Cámpora. Razonan de modo simple: cualquier medida que afecte a LAN, la más extrema que implique su salida de Aeroparque, encadenará despidos. En LAN Argentina trabajan unas 3.000 personas.

Una de las versiones difundidas en el mercado aeronáutico es que los conductores de Aerolíneas, los camporistas Mariano Recalde y Axel Kicillof, quieren borrar a LAN de suelo porteño para tener el monopolio del mercado doméstico y así justificar las pérdidas de entre 800 y 1.000 millones de dólares que viene teniendo la aerolínea argentina desde que se estatizó. LAN vendría a ser un contraejemplo incómodo, ya que sería rentable. En el Gobierno prefieren hablar de "privilegios" que tenía LAN y del apoyo que necesita "un modelo nacional". Las promesas de equilibrar las cuentas de Aerolíneas con las que desembarcó el oficialismo en la compañía ya ni siquiera se pronuncian.

En algún momento, en el mercado aeronáutico creyeron ver alguna diferencia entre Cristina y La Cámpora. Se ilusionaron con cierta racionalidad en una Presidenta que pide inversiones. También ubicaron en ese bando de palomas al ministro de Transporte, Florencio Randazzo, y hasta al embajador en Chile, Ginés González García. Esta última decisión de borrar a LAN de Aeroparque borró cualquier ilusión y terminó de alinear a Cristina con Recalde y Kicillof.

Como era de esperar, la decisión argentina repercutió aquí en la prensa colombiana. El diario La República, por caso, vincula el desalojo en la Argentina con cierto estancamiento de la fusión entre LAN y la brasileña TAM. Una piedra en el zapato cuando todos aquí esperaban un anuncio histórico para el medio ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada