lunes, 2 de diciembre de 2013

Acemoglu y Robinson: Cambio tecnológico dirigido y medio ambiente

Cambio Tecnológico Dirigido y Recursos

Autores: Daron Acemoglu y James Robinson




En nuestro post anterior, hablamos de algunas de las pruebas que sugieren que la tecnología es de hecho endógena y responde a la escasez y los precios.

Muchos economistas han trabajado en el modelado de este tipo de carácter endógeno de la tecnología y cómo responde a los precios. Recuerde la afirmación del gran economista John Hicks, que citamos en nuestro post anterior, acerca de cómo el mayor precio de un factor tenderá a inducir cambios tecnológicos dirigidos a economizar en ese factor.

Hicks no fue la única figura importante en pensar en estos temas. Charles Kennedy, Paul Samuelson, y Drandakis y Edmund Phelps todo sopesaron en la década de 1960 varios modelos teóricos. Pero en la era antes de que los modelos de microfundamentos de la tecnología endógena en base a la competencia monopolística, se enfrentaron a un reto importante : cómo modelar el progreso tecnológico.

(El problema técnico, pero también conceptual, era el siguiente: si la función de producción de las empresas exhibieron rendimientos constantes a escala en capital y el trabajo, entonces habrían rendimientos crecientes a escala con tecnología que está siendo elegido por las empresas también, y esto haría una conducta tomadora de precios como un comportamiento imposible).

El trabajo de Daron, así como Michael Kiley desarrollado modelos simples de cambio tecnológico dirigido construidos con teorías del cambio tecnológico endógeno.

Estos modelos resultaron ser no sólo manejable sino también bastante sorprendente en algunos aspectos. En particular, como muestra este documento, las implicaciones son bastante robustas, pero también diferentes de los que Hicks y otros conjeturaron. Pero este es un tema para otra ocasión.

Para nuestro objetivo aquí, lo que es más importante es la aplicación de estas ideas a los problemas de escasez de recursos y otras repercusiones ambientales, que fueron estudiados en el trabajo por Daron, Philippe Aghion, Leonardo Bursztyn y David Hemous. Este trabajo no arrojar una luz muy diferente sobre el debate entre Ehrlich y Simon.

Recordemos el punto más importante de Simon: La tecnología va a responder de forma endógena a la escasez.

Uno de los resultados en esta investigación proporciona un claro apoyo a esta línea de razonamiento: si el petróleo llega a escasear en el tiempo, entonces la tecnología endógena cambiará a fuentes más limpias de energía, con la consiguiente reducción de nuestra dependencia del petróleo.

Hasta aquí todo bien.

Pero las cosas no son realmente tan color de rosa como la opinión de Simon podría sugerir.

El verdadero problema no es el mundo sin petróleo, sino el mundo friéndose a sí mismo con todo tipo de combustibles fósiles - no sólo de petróleo, sino también carbón. Y el carbón no parece que se escaseara en el corto plazo.

Más específicamente, como la producción con la energía basada en combustibles fósiles genera el cambio climático, el crecimiento económico puede de hecho llevar la caída del mundo tal como lo conocemos (aunque el alcance exacto de esto depende de cómo el mundo se ajustará a un aumento significativo en la media temperaturas y la variabilidad del clima, en la que hay un poco de debate).

En el proceso de algunas fuentes de energía pueden llegar a ser más escaso, pero siempre que no haya otras fuentes de energía " sucia", como el carbón, esto no va a cambiar la trayectoria de consumo de combustibles fósiles y el cambio climático.

Esta investigación y un documento complementario por Daron, Ufuk Akcigit, Doug Hanley y Bill Kerr sugieren que el cambio tecnológico dirigido en realidad puede empeorar las cosas. Para empezar, las tecnologías contaminantes son más avanzadas que las tecnologías limpias a base de energía eólica, solar o geotérmica (e incluso, más polémico, la energía nuclear ). Dado este estado, el cambio tecnológico dirigido implica que los incentivos privados alientan a las empresas e investigadores a invertir más en el uso y la mejora de estas tecnologías sucias - las tecnologías limpias están simplemente demasiado lejos y no serán competitivas, por lo que no tendría sentido privado para la gente a invertir mucho en ellos.

Pero, de hecho, la lección más importante de este trabajo podría ser una perspectiva que trae Ehrlich y Simon juntos. Aunque el mercado sin la intervención falla y falla mal (piensen en un desastre ambiental ), la intervención del gobierno puede ser muy poderosa ya que aprovecha el carácter endógeno de la tecnología y, como Simon postuló, el poder del mercado para generar nuevas tecnologías.

Si el gobierno interviene y subvenciona la investigación limpio, entonces esta fuerza puede evitar un desastre ambiental. Esa intervención es necesaria viene del hecho de que el mercado, por sí solo, no internaliza los efectos negativos que está creando en el medio ambiente (y en las generaciones futuras ).

Esto es mucho más poderoso que uno podría haber imaginado debido a un razonamiento interesante. Una vez que el gobierno interviene mediante la subvención de la investigación limpia, este comienza a hacer a las tecnologías limpias mejores y mejores con el tiempo. A medida que estén suficientemente mejor y por lo tanto competitivo con tecnologías sucias, la tabla se da vuelta. Ahora los incentivos privados que todo el mundo dirigidos previamente para invertir y hacer la investigación para tecnologías sucias comienzan fomentar el avance de las tecnologías limpias.

Quizás sorprendentemente, el gobierno no necesita ni siquiera intervenir siempre. Las intervenciones temporales (aunque no a corto plazo) son suficientes para redirigir el cambio tecnológico a favor de tecnologías limpias y frenar el cambio climático adverso.

¿Qué pasa con los impuestos al carbono? Los impuestos al carbono podrían hacer lo mismo también, pero, curiosamente, no son por sí mismas suficientes. A menos que uno esté dispuesto a tener impuestos prohibitivamente altos de carbono - lo suficiente no sólo para reducir el consumo de carbono de hoy, pero también para cambiar la trayectoria futura de los cambios tecnológicos - subvenciones para limpiar la investigación tienen un papel importante. Y por lo general que sería muy costoso tener niveles tan altos de impuestos sobre el carbono de todos modos.

Así que con lo que la preocupación de Ehrlich por las consecuencias negativas del crecimiento económico junto con la visión de Simón que la tecnología endógena es una fuerza poderosa lleva a nuevas y esperanzadoras perspectivas un tanto.

Pero aquí está el truco. ¿Los gobiernos realmente hacerlo? ¿Van a escoger los niveles adecuados de subsidios para la investigación limpia y los impuestos al carbono para frenar e incluso detener el cambio climático? ¿O simplemente se adhieren a business-as- usual hasta que sea demasiado tarde? Esto nos lleva a nuestro siguiente tema : la política de la tecnología.

Why Nations Fail

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada