miércoles, 13 de agosto de 2014

Indices multidimensionales de pobreza se reducen con mayores ingresos

Amplitud, no profundidad 
The Economist

"Esta medida de un dólar al día", dice Amartya Sen, premio Nobel de Economía, "no tiene en cuenta muchas variantes que influyen en la conversión de los ingresos en el buen vivir." Sr. Sen sostiene que si simplemente nos centramos en la erradicación de la la extrema pobreza (vivir con menos de 1,25 dólares al día), nos perderemos importantes problemas sociales que no están relacionadas con los ingresos. Por consiguiente, ha sido uno de los principales defensores de la elaboración de indicadores alternativos, como el Índice de Desarrollo Humano-cuya edición más reciente fue publicado la semana pasada. Pero ¿qué utilidad tienen estos índices?

El propósito del desarrollo alternativo y los datos de la pobreza es mirar más allá del dinero y reconocer que las personas pueden estar en desventaja en áreas distintas de la renta, como la nutrición, la educación y la vivienda. El argumento es que el desarrollo económico no se traduce necesariamente en una mejora de estas medidas no económicas. La desnutrición infantil en la India, por ejemplo, ha sido persistente a pesar del rápido crecimiento económico del país y la reducción impresionante de la pobreza extrema. Esta fue la idea detrás del desarrollo del Índice de Pobreza Multidimensional (IPM), que considera diez indicadores de la pobreza, incluyendo la nutrición, la mortalidad infantil, el saneamiento, la electricidad, el acceso al agua limpia y años de escolaridad.

Midiendo estas cosas es útil, pero ¿hasta qué pintan un cuadro de pobreza que es diferente de la plantilla 1,25 dólares al día? A pesar de que es más completo, el MPI en realidad parece tener tan fuerte una relación estadística a las mejoras en los ingresos como los datos de extrema pobreza.

Datos recientes de la Oxford Poverty and Human Development Initiative muestran que la relación entre el MPI per cápita y el ingreso por persona es tan robusta como la que existe entre el número de empleados de extrema pobreza y el ingreso por persona. Los gráficos siguientes muestran estas dos relaciones para 97 países. No es, como era de esperar, una asociación fuerte y negativa entre el índice de recuento de la pobreza extrema y el PIB per cápita; medida que los países se hacen más ricos esperamos que los ingresos de los más pobres para aumentar (véase el gráfico de la izquierda). Llama la atención, sin embargo, que existe una relación igualmente fuerte y negativa entre el número de empleados MPI y el ingreso por persona (véase el gráfico de la derecha).



Para las autoridades, los datos sugieren que el aumento de los ingresos, de hecho, se traducen en menores niveles de pobreza multidimensional, también. Las preocupaciones de los economistas no obstante, el argumento de que los ingresos se pierde una gran cantidad no parece tener mucho peso. El crecimiento económico puede, pues, no sólo es la mejor manera de superar la pobreza extrema, sino también para reducir terribles dolencias sociales no económicas también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada