viernes, 8 de agosto de 2014

¿Racionalidad conductual del homo economicus?

Reconociendo la ilusión del 'homo economicus' 
por WIM HORDIJK - NPR Cosmos and Culture

No hay tal cosa como un almuerzo gratis.


iStockphoto

La teoría económica tradicional asume que los seres humanos se comportan racionalmente y son capaces de calcular objetivamente el valor (o costo) de las diferentes opciones que se presentan. De hecho, nos enorgullecemos de nuestra racionalidad. A diferencia de los animales, los seres humanos tienen la capacidad única para el pensamiento lógico y la toma de decisiones racionales. ¿O?

Según el economista conductual Dan Ariely, deberíamos ser menos orgullosos de nosotros mismos. En su entretenido libro Previsiblemente irracional, Ariely describe casos de estudio de la conducta humana irracional cotidiana. Sus sencillos pero ingeniosos experimentos científicos a menudo requieren más que una caja de bombones. Sutiles diferencias en la forma en que estos chocolates son ofrecidos a la gente puede dar lugar a comportamientos sorprendentemente irracionales. Por otra parte, estos comportamientos irracionales vuelan lleno en la cara de lo que la teoría económica convencional, basado en la racionalidad, predeciría.

La investigación sobre la economía del comportamiento han demostrado, por ejemplo, que nuestra evaluación de lo que algo vale la pena para nosotros puede ser directamente, y de manera previsible, influenciado. Esta es la ilusión del almuerzo gratis, algo que los humanos se conocen a caer incluso cuando la teoría económica sugiere claramente seleccionamos una opción más valiosa a un costo pequeño.

Ariely también bellamente aclara cómo a veces nos movemos en las normas sociales, mientras que otras veces caemos en las normas del mercado. La diferencia está en si hay que pagar un precio a algo.

Si un amigo te invita a cenar, ella probablemente apreciaría si usted trae una buena botella de vino a lo largo de (las normas sociales). Sin embargo, si por el contrario le das una palmada $ 20 (el precio de una buena botella de vino) en efectivo sobre la mesa y decir "gracias por una cena", que muy probablemente se ofendería (normas de mercado). Mezclar las normas sociales y las normas del mercado de manera inapropiada a menudo conduce a un comportamiento irracional y, posiblemente, incluso a un conflicto o malentendido.

Nuestro comportamiento irracional no es sólo azar embargo. Los experimentos científicos son repetibles. Cada vez que nos enfrentamos a una situación similar, que tienden a comportarse de una manera similar irracional. Así, junto a la mala noticia de que no somos tan racionales como podríamos haber pensado (o esperado), también hay buenas noticias en el que podemos entender y predecir nuestro comportamiento irracional, al menos hasta cierto punto. Esto, a su vez, puede ayudar a mejorar nuestra toma de decisiones y cambiar nuestro comportamiento para mejor. En otras palabras, podemos tratar de ser más racional sobre nuestra irracionalidad.

En resumen, la economía del comportamiento nos indica cuándo y cómo nos comportamos de manera irracional. Sin embargo, no explica por qué nos comportamos de forma irracional en el primer lugar. Para ello, tenemos que mirar a otra área científica emergente que se centra en el comportamiento humano: la psicología evolutiva humana (un libro con ese título por investigadores Dunbar, Barrett y Lycett ofrece una maravillosa introducción).

Los psicólogos evolucionistas tratan de explicar el comportamiento humano como el resultado de una larga historia evolutiva de nuestra especie. Durante la mayor parte de la existencia de los seres humanos modernos (más o menos los últimos 200.000 años), e incluso antes, vivimos como cazadores-recolectores en grupos relativamente pequeños de la familia, donde ciertas interacciones sociales fueron cruciales para la supervivencia y la reproducción. La selección natural ha dado forma a nuestros cerebros y comportamientos para hacer frente a estas demandas sociales.

Por el contrario, surgieron orientada dinero economías impulsadas por el mercado, y sólo muy recientemente, como un fenómeno cultural. La evolución cultural que ocurre a un ritmo mucho más rápido que la evolución genética, y como consecuencia nuestros comportamientos sociales innatas no son (todavía) totalmente adaptado a este modo de vida moderno.

Esto explica gran parte de nuestro comportamiento irracional, también fuera del contexto de la economía. Por ejemplo, la vista de las arañas y las serpientes induce un miedo profundamente arraigado en la mayoría de nosotros. La visión de un coche no produce casi una reacción tan temerosa. Sin embargo, en estos días muchas más personas mueren a causa de accidentes automovilísticos que de araña y mordeduras de serpiente combinados. Entonces ¿por qué esta diferencia irracional en respuesta al miedo? Parece que la única explicación lógica es evolutivo, donde las arañas y las serpientes han sido una amenaza real en la mayor parte de la historia humana, mientras que los coches y la amenaza de choques violentos son sólo un fenómeno muy reciente. Nuestros cerebros no se han atado con alambre por la evolución para responder de la misma manera.

Por otra parte, la evolución es una fuerza "a ciegas", que actúa sin previsión o diseño deliberado. Simplemente funciona con lo que tiene a su disposición en cualquier momento dado y juguetea con los que por medio de pequeños cambios (al azar). En algunos casos, esto se traduce en mejoras que luego son favorecidos por la selección natural sobre las variantes menos exitosos. Como consecuencia de ello, los productos de la evolución no siempre son los más perfectos o eficiente. Esto incluye nuestro propio cerebro, que todavía deja mucho espacio para el comportamiento irracional.

Entonces, ¿qué tiene todo esto que ver con la teoría económica?

Recordemos que la teoría estándar da por sentado que la gente se comporta totalmente racional. Sostiene que, en un mercado libre, los precios convergerán automáticamente a un valor óptimo de la oferta y la demanda se equilibran y el mercado está en equilibrio ("mano invisible" de Adam Smith).

Sin embargo, como muestra la economía del comportamiento, en muchas situaciones de nuestra conducta está lejos de ser racional. La demanda de un producto, las decisiones que tomamos, o el precio que alguien está dispuesto a pagar, pueden ser fácilmente influenciado. Por otra parte, la psicología evolutiva muestra que gran parte de este comportamiento irracional es una consecuencia de nuestra historia evolutiva, que es a menudo en desacuerdo con el dinero sobre la base de la sociedad moderna que ahora vivimos

Lo que esto implica es que es hora de repensar la teoría económica. Un sistema económico basado sólo en las normas del mercado y asumiendo plena racionalidad es claramente incompleta, aún válido.

La historia ha demostrado una y otra vez que las sociedades que actúan en su mayoría de acuerdo con las normas del mercado y las ganancias monetarias a corto plazo a menudo causan su propia decadencia (leer Collapse por Jared Diamond). Homo economicus quizás sea nada más que una ilusión.

En cambio, el espejo que la economía del comportamiento y la psicología evolutiva ponen delante de nosotros nos muestra nuestro verdadero yo, las normas sociales y el comportamiento irracional incluido. Es imperativo que nuestra teoría económica, y las políticas y prácticas que se derivan de ella, reflejan esta realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada