miércoles, 27 de agosto de 2014

The Economist habla de Vaca Muerta

La vaca muerta corcovea

La política es el mayor obstáculo para el desarrollo del enorme campo Vaca Muerta
The Economist

Conduciendo hacia el norte-oeste a lo largo de una carretera de álamo revestido de la ciudad de Neuquén, huertos y bodegas dan paso a una tierra completamente seca del cepillo terco, caballos salvajes resistentes y un puñado de pueblos amerindios. Bajo tierra yace una riqueza insospechada: Vaca Muerta, una formación de esquisto del tamaño de Bélgica, tiene el potencial de transformar el país.



Argentina cuenta con reservas de gas de esquisto, las segundas más grandes del mundo, la mayoría de ellos en Vaca Muerta. Una encuesta realizada por la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA) sugiere que el campo tiene 16,200,000,000 barriles de petróleo de esquisto y 308 billones de pies cúbicos (TCF) de gas de esquisto. Eso es más petróleo de esquisto de México y más gas de esquisto que Brasil. Es suficiente para satisfacer la demanda de energía actual de la Argentina desde hace más de 150 años, y podría hacer que el país exportador, una vez más.

Neuquén se está preparando para un boom. Los centros comerciales han surgido; también lo han hecho nuevos hoteles limpios que cuentan con personal que habla Inglés y de estilo americano comida. Horacio Quiroga, alcalde de la ciudad, compara sus residentes a gestantes comensales que han atado en sus dorsales. El presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, es igualmente esperanzadora. "Voy a llamar ya no [lo] Vaca Muerta", dijo el año pasado. "Voy a llamarlo Vaca Viva."

Pero hay varias capturas. La EIA puede estar equivocado: se ha rebajado sus estimaciones para el Chaco-Paraná, otra cuenca argentina, de 164 TCF de 3 TCF. Pero los ensayos iniciales en Vaca Muerta han sido alentadores. En mayo de Exxon Mobil anunció que 770 barriles diarios habían comenzado a fluir de un pozo exploratorio allí. Chevron e YPF, la petrolera estatal de Argentina, han formado una empresa conjunta $ 1400 millones para desarrollar una concesión que actualmente produce 24.000 barriles de petróleo equivalente por día.

Geología de Vaca Muerta ayuda. Su esquisto es más gruesa que en la mayoría de las formaciones, lo que significa que las empresas pueden producir más de un solo sitio. Dado que las empresas se familiaricen con el campo, los presupuestos ya están bajando: YPF dice que ha reducido los costos de $ 11 millones por pozo en 2011 a $ 7,5 millones.


Un obstáculo más grande es la política energética del gobierno. Los controles de precios y los impuestos a la exportación han disuadido la inversión; producción de petróleo y gas han disminuido mientras que la demanda ha crecido. A menos que los cambios de política, será difícil encontrar el 140 mil millones dólares a $ 200 millones de dólares que los petroleros dicen que se requiere para el desarrollo a gran escala de Vaca Muerta. Shell, Total y muchos otros han comprado participaciones en el campo, pero hasta el momento sólo están explorando. Daniel Gerold, director de G & G Energy Consultants, estima que sólo $ 3,7 mil millones se han invertido en los últimos tres años.

Default de la Argentina en el marco de su deuda externa el 31 de julio, el resultado de una decisión de un juez de Nueva York en la disputa del gobierno con un grupo de fondos de cobertura, pone un freno adicional de la inversión potencial. (Esta semana Fernández dijo que iba a tratar de eludir la decisión del juez mediante el pago de los tenedores de bonos en Argentina, en lugar de Nueva York. Pero esta propuesta está llena de dificultades jurídicas y prácticas.)

Incluso antes del default, muchas empresas de energía se mostraron cautelosos de Argentina. Los costos de operación son altos, debido a los controles de divisas empujan hacia arriba el precio de los equipos importados. La nacionalización de las acciones de Repsol en YPF en 2012, después de la firma española ha hecho grandes descubrimientos de gas de esquisto en Vaca Muerta, fue un shock. Will Pearson de Eurasia Group, una consultora de riesgo político, piensa que la mayoría de las empresas van a esperar hasta las elecciones presidenciales de Argentina, previsto para octubre de 2015, antes de decidir si o no se mueva desde la exploración hasta la producción.

Juan José Aranguren, el jefe de la filial argentina de Shell, dice que su compañía decidirá si procede o no después de que haya terminado de explorar Vaca Muerta en 2016 Se espera que el valor por defecto para disminuir, o al menos retrasar, la inversión en el campo. Pero su mayor preocupación es la falta de un marco normativo claro. "No estamos pidiendo para el mundo. Sólo queremos ver políticas de largo plazo basadas en leyes que no se pueden cambiar por capricho ".

El gobierno ha propuesto una nueva ley de hidrocarburos, lo que ha provocado una discusión entre él y YPF y las provincias productoras de petróleo. Pero la pregunta más importante es si la señora Fernández está dispuesto a dar a las compañías de energía suficientes de lo que quieren para el desarrollo de Vaca Muerta a ponerse en marcha, o si esa tarea se reducirá a su sucesor. Incluso si ella se lanza al agua, la producción a gran escala en Vaca Muerta es de cinco años de distancia, según un ex secretario de Energía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada