viernes, 8 de mayo de 2015

Las mujeres negras tienen menos probabilidad de encontrar su príncipe azul (oscuro)

Casarse con su par, una perspectiva más difícil para las mujeres negras
Las opciones para las uniones sobre la base de la educación difieren entre razas, y pueden alimentar a la creciente desigualdad.
Gillian B. White - The Atlantic

   


Aunque cada vez más estadounidenses están golpeando principales hitos-como irse a vivir juntos, comprar casas, y tener hijos-sin ataduras, la institución del matrimonio sigue desempeñando un papel muy importante la vida americana.

Más que un simple punto de referencia social, el matrimonio es también un factor importante en la creación de las estructuras familiares, que forman la trayectoria educativa y económica de la forma de los niños, y se puede establecer un curso para si cada generación sucesiva hace mejor que el anterior. Los niños de hogares con padres solteros o solteras son más propensos a tener tanto el nivel educativo más bajo y los niveles de ingresos más bajos, según datos del Centro de Derecho y Política Social.

Y más que nunca, las personas de mayor nivel educativo y de ingresos están optando por casarse entre sí, en lugar de seleccionar compañeros de diferentes niveles educativos. En 1970, sólo el 37 por ciento de los hombres con estudios universitarios tenía un cónyuge con un nivel similar de educación. En 2007 esa cifra fue de más del 70 por ciento, según datos del Pew Research. Estas parejas son muy diferentes según la raza, con los estadounidenses negros teniendo menos probabilidades de casarse en general, y las mujeres negras con estudios universitarios menos probabilidades que otros grupos de casarse con un hombre con un nivel similar de educación.

Logro educativo por raza, género


Brookings Institution

La decisión de casarse con alguien de un nivel educativo similar se denomina emparejamiento selectivo, y para los estadounidenses, particularmente las mujeres negras -la capacidad de participar en tales formas de selección conyugal son más finas de lo que son para las mujeres de otras razas. Por un lado, las mujeres negras son mucho más propensos que sus homólogos masculinos a obtener títulos universitarios. También son menos propensas a casarse fuera de su raza, que puede dejar con menos opciones cuando se trata de coincidir con alguien de un nivel educativo similar. Y eso puede tener un efecto dominó que afecta no sólo a los ingresos actuales, pero el futuro de movilidad económica.

De acuerdo con una nota reciente de la Brookings Institution, cuando se mira a las mujeres casadas de entre 25 y 35 años, alrededor del 41 por ciento de las mujeres blancas tenían maridos que tenían niveles educativos similares-logro, mientras que sólo el 32 por ciento de las mujeres negras casadas podría decir lo mismo. Alrededor del 48 por ciento de las mujeres blancas informó que tienen maridos con menores niveles de logro educativo, mientras que casi el 60 por ciento de las mujeres negras se había casado con alguien con menos educación en su haber. Esa discrepancia podría resultar en un hogar que gana alrededor de $ 25,000 menos cada año, según Brookings.

Bryant Marks, profesor asociado de la Universidad Morehouse, sugiere que mirar el nivel de instrucción no le dice toda la historia. Según Marks, incluso sin un título universitario, hay más hombres negros que ganan sueldos de más de 100.000 dólares que las mujeres negras que ganan los sueldos, lo que ayuda a cerrar la brecha. Pero esas cifras son pequeñas y Marks admite que los ingresos por sí sola no es suficiente para impulsar la movilidad intergeneracional, que es especialmente débil en la comunidad negro. Cuando se trata de lo que es más importante para asegurar la movilidad positiva para una familia, el dinero es útil, pero la educación gana. "Los ingresos no es una garantía, que te da una pierna para arriba con seguridad, pero la educación que triunfa, la educación es fundamental", dice.

Ya existe una gran brecha de riqueza entre los hogares en blanco y negro, que se encuentra en su nivel más alto desde 1989, según datos del Pew Research. Ralph Richard Banks, profesor de Stanford y autor de ¿Es el matrimonio de gente blanca ?, dice que la capacidad de una persona para elegir un socio de nivel educativo similar puede jugar un papel en el que, "En la medida en que un grupo está en desventaja en el matrimonio mercado, uno no debería sorprenderse de ver que la desventaja extenderse a otros aspectos de la vida. "De acuerdo a Brookings, el cambio en la estructura del matrimonio que deja a los estadounidenses más educados emparejamiento entre sí representa entre el 10 por ciento y 16 por ciento del total la desigualdad de ingresos.

"La educación engendra dinero y luego, cuando las personas que tienen esas cosas se casan entre sí, a consolidar sus ganancias y el abismo se ensancha", dice Banks. Y esos rendimientos se pasan a la siguiente generación, en forma de más prestigio, y caro, la educación, el cual puede continuar el ciclo.

Eso es una mala noticia para los que no son capaces de participar en esas formas de avance al mismo ritmo que otras razas, especialmente porque las ganancias educativos y de riqueza se puede transmitir a la siguiente generación, que a su vez ayuda a las familias solidificar su posición económica-a hazaña que ya ha demostrado ser más difícil para las familias negras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada