miércoles, 26 de agosto de 2015

Los costos sociales de la industria de indumentaria

Este es el coste real de la ropa que te pones
El derrumbe en 2013 de un edificio de producción textil en Bangladesh sirve de punto de partida para el documnetal 'The True Cost', que descubre las verdaderas condiciones de vida de los trabajadores del país
MARÍA BALLESTEROS - El País




Un niño que apenas alcanza los tres años de edad está tendido en el suelo a los pies de su madre. Tiene la mirada perdida y nada que hacer. El único propósito tanto del pequeño como de su madre es que termine la jornada laboral en la fábrica textil en la que cose zapatos. Esta imagenpertenece al documental The true Cost (El coste real). La cinta, que puede verse en Internet, cuenta la realidad que viven en Bangladesh, al sur de Asia, los trabajadores de las industrias de moda.


Andrew Morgan, director del documental, asegura que a raíz del derrumbe del edificio Rana Plaza, en la zona industrial de Daca (Bangladesh), comenzó a interesarse por el orígen de su ropa y todo lo que la rodeaba: “He crecido en un mundo en el que la moda se consume muy rápido. Nunca me he paré a pensar de dónde venía la ropa que compraba ni a dónde iba cuando dejaba de utilizarla, o quién la hacía y qué tipo de vida tenía. Espero que el documental sirva para que la gente se dé cuenta que las manos que hacen nuestra ropa son personas que tienen una vida e importan".


El desplome del Rana Plaza, de nueve plantas, en abril de 2013, causó la muerte a 1.134 personas y otras 2.500 salieron heridas. A muchos de los supervivientes les tuvieron que amputar varias extremidades; a otros, con algo más de suerte, solo les cortaron un brazo. Las consecuencias del derrumbe se traducen en discapacidad y en dependencia vitalicia de los empleados hacia sus familiares. Su invalidez ha desembocado, además de en daños psicológicos, en el problema de llevar un sueldo menos a casa. Hay que recordar que el salario mínimo mensual en Bangladesh es de 38 euros y que, a pesar de la subida a 102 dólares que piden los trabajadores (ruego que se acrecentó a propósito del derrumbe) no hay constancia de que el gobierno del país haya anunciado y aprobado la medida.

En The True Cost aparecen la diseñadora Stella McCartney, la activista camboyana Mu Sochua; el psicólogo Tim Kasser, autor de El alto precio del materialismo o John Hilary, activista y líder del movimiento War on Want que lucha por la justicia global en causas sociales. La participación de McCartney en el vídeo es significativa puesto que defiende que la producción de productos de lujo no está reñida con la sostenibilidad de los mismos.


Mccartney, vegetariana y parte de la organización ecologista Peta, ha sido noticia hace escasos días por haber anunciado que renuncia a trabajar con lana de la Patagonia al conocer las condiciones en que son esquiladas las ovejas y el estado en el que quedan después de extraerles la lana. La hija de Paul McCartney es, junto con la también creadora inglesa Vivienne Westwood, una de las personalidades de la industria de la moda más activas en la lucha por la producción sostenible de textil y calzado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada