martes, 15 de septiembre de 2015

Nuevas franquicias en un momento en crisis

En un mercado más selectivo, una nueva camada de franquicias busca innovar en el modelo de negocios
El menor dinamismo del consumo impactó en este negocio. Sin embargo, hay empresa que pudieron crecer, como Heladerías Grido, Freddo, Subway o Cafe Martínez. Otras, como Sólo Empanadas o Medialunas del Abuelo vienen en declive. ¿Cuánto hay que invertir para adquirir una licencia de uso?

iProfesional


A tono con las dificultades que enfrentan la mayoría de los sectores de la economía, el negocio de las franquicias evidencia los problemas derivados del menor consumo y la suba permanente de costos.
De ahí que el número de firmas que apuestan por este sistema comercial, lejos de crecer, mostró un leve retroceso: de 29.000 puntos de venta que había en 2013 se pasó a 27.000 locales. En ese lapso, salieron del sistema unas 15 empresas (de 665 marcas, a unas 650).

Claro que no todas corrieron con la misma suerte y varias han logrado expandir su red de establecimientos en estos años.

Una de ellas es Heladerías Grido, que cuenta con más de 1.200 franquicias en funcionamiento y que ya es considerada la séptima cadena en su rubro a nivel mundial.

Cuenta con locales en Chile (Santiago, Valparaíso, Viña del Mar, entre otros puntos), Uruguay (Montevideo, Florida), Paraguay (Asunción y en breve Ciudad del Este y Encarnación) y ahora acaba de poner un pie en el negocio de la venta de pizzas congeladas.

La contracara la muestra Sólo Empanadas y Medialunas del Abuelo, que sobreviven con un puñado de locales que funcionan gracias al esfuerzo de quienes poseen estas licencias.

"La debacle de Sólo Empanadas se debe a una multiplicidad de causas, que van desde el encasillamiento que le genera su propio nombre -ya que la ata a un solo producto- a la falta de visión de la empresa para ir actualizando su propuesta. Sus dueños se quedaron en el éxito inicial y creyeron que el mercado se iba a mantener petrificado", aseguró a iProfesional un referente del sector que pidió no ser mencionado.

"Con Medialunas del Abuelo ocurrió algo muy parecido. Los franquiciantes deben reinventarse permanentemente, ya que la dinámica de los negocios así lo obliga. El ejemplo de lo que hay que hacer puede observarse en el rubro cafetería, en el que varias firmas supieron transformar sus locales en puntos casi gastronómicos", agregó.

Si bien es cierto que se ha registrado una caída en el mundo de las franquicias, también es verdad que este sistema actualmente genera más empleos que la industria automotriz.

Este formato comercial mantiene ocupadas a más de 51.000 personas. Es decir, casi el doble de las que trabajan de forma directa en la fabricación de automóviles -sin contar autopartistas-.

Años difíciles
En diálogo con iProfesional, Lucas Secades, director de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF), reconoció las dificultades que atraviesa el sistema a raíz de una economía y de un consumo más frío, de la menor rentabilidad y por los cambios en materia laboral.

Al mismo tiempo, destacó el techo alcanzado por algunas de las compañías que otorgan este tipo de licencias.

"Los últimos años fueron difíciles por el menor poder adquisitivo, retracción del consumo y suba de costos. Esto acotó cada vez más los márgenes de ganancia", aseguró.

Secades señaló que el negocio de las franquicias hasta el 2014 había logrado crecimientos a tasas históricas. Desde ese entonces, se empezaron a evidenciar complicaciones que afectaron a muchas marcas.

El directivo remarcó un aspecto clave: "Varias han crecido tanto que dejaron de otorgar franquicias, al encontrarse con fuertes limitaciones en cuanto a sus capacidades para abastecer a todos sus puntos de venta".

Además, Secades dio cuenta de que "se está dando un escenario de saturación de ofertas en algunos rubros, tanto en Capital Federal como en el Gran Buenos Aires".

"La suba de costos, en particular de mano de obra, y la alta presión impositiva afectaron el crecimiento del sistema", sostuvo, al tiempo que destacó que "el nivel de profesionalismo sigue siendo una cuenta pendiente en varias compañías".

Sobre este último punto, consideró que de las 650 franquicias operativas, si bien la mitad muestra elevados estándares en términos de organización del negocio y planificación, el otro 50% sigue operando de manera muy informal.

Las firmas de mayor repunte en el año
De un relevamiento efectuado se desprende que los mayores crecimientos a lo largo del último año corrieron por cuenta de:
Grido: 85 aperturas.
Pisolyso (pisos y revestimientos): 58.
Freddo: 50.
Dia Argentina: 50.
Subway: 39.
Pampero: 35.
Café Martínez: 28.
Morita (empanadas): 24.
Pinturerías Colorshop: 22.
El Noble: 20.

Ahora bien, si en vez de considerar lo ocurrido en los últimos doce meses se observa la evolución de aquellas firmas que están operando con este sistema desde hace tiempo, entonces la nómina cambia y entran a tallar nombres como Bonafide, Freddo, Havanna, Subway, Café Martínez, LaveRap, o Sei Tu Gelato.

La siguiente infografía aporta algunos números vinculados con estas compañías:

De acuerdo con el Catálogo Argentino de Marcas & Franquicias, de las firmas anunciantes que operan hoy día en la Argentina, sólo el 24% cuenta con más de 30 años de vida, mientras que el 21% fueron fundadas entre 2005 y 2009.

Casi el 60% de los permisos corresponden al rubro gastronomía (42%) e indumentaria (14%):

¿Cuánto cuesta entrar?
Las marcas que hoy otorgan franquicias pactan sus contratos bajo montos que van desde los $150.000 al millón de pesos.

Además de ese desembolso inicial, la persona que esté analizando sumarse al sistema deberá tener en cuenta que las empresas exigen el pago de un fee de ingreso (que incluye el know-how, los derechos y la marca) que en la Argentina promedia los 50.000 pesos.

También hay un monto que el franquiciado le abona por mes al dueño de la marca, que puede ser una suma fija o bien un porcentaje de la facturación (se lo denomina royalty). Algunas prefieren no cobrarlo e incluirlo en los precios de las mercaderías que le entregan al poseedor de la licencia.

Además, se debe pagar un canon de publicidad -de entre el 1% y 2% de las ventas- que se destina a un fondo con el que se financian las acciones de marketing de la marca.

Entre las opciones más económicas resalta Villa del Sur, con su negocio de venta de productos al hogar. Para entrar, se requiere de una inversión inicial del orden de los $50.000.

Según pudo averiguar iProfesional, el contrato es por tres años y tiene un fee de ingreso bastante bajo: $15.000. En tanto, la facturación anual proyectada alcanza al millón de pesos por local.

En el grupo de las más "accesibles" también se ubica el Instituto Argentino de Computación (IAC). Para un contrato por cinco años se requiere de una inversión cercana a los $55.000 pesos y un fee de $14.000.

El Noble es otra de las que aparece como una alternativa económica. En este caso, el fee de ingreso es de $20.000, se pide de un primer desembolso de $60.000 y, según sostienen desde el sector, la facturación promedio anual por local es de casi $2 millones.

Las "ofertas" disponibles, en términos porcentuales, son:

En el grupo de las franquicias más caras está Johnny B. Good (gastronomía), que estipula un contrato a partir de una inversión inicial de u$s300.000 y un fee de u$s45.000 para un convenio a cinco años.

Sushi Club, en tanto, requiere de un desembolso de u$s300.000 de entrada y un fee de u$s20.000.

La opción más costosa en el sistema de franquicias corresponde a la firma Burger 54: u$s500.000 al inicio y un fee de u$s40.000. A cambio, "promete" una facturación anual por punto de venta del orden de $20 millones.

Nuevas camada
Marcelo Schijman, director de Franchising Company, aseguró a iProfesional que, de cara al 2016, se anticipa un crecimiento del 10% en el segmento y se espera la consolidación de un grupo de firmas que ya viene apostando por este sistema y se caracterizan por presetnar alternativas diferentes.

"Están apareciendo nuevas marcas y conceptos que apuntan a ganar presencia en todo el país. A modo de ejemplo, una propuesta novedosa es FaMusic, que comercializa instrumentos musicales y tiene en vista la apertura de varios locales", señaló.

Schijman también dio cuenta de la cerveza BarbaRoja, de corte artesanal y producida en Escobar. La compañía ya exporta a países como Chile, Italia o Canadá, y procura afianzarse en puntos estratégicos del AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) para así difundir sus trece variedades de cerveza.

Otra que se ha incorporado al sistema es Lakaut, cuyo eje de negocios es la digitalización de documentos. Según Schijman, ya cuenta con franquicias  en San Juan y en Ushuaia y tiene en carpeta la apertura de más locales en los próximos meses.

El caso Grido
Grido comenzó su despegue a partir del año 2000 y en 2012 debió sortear un escándalo por presunta evasión impositiva. Cuenta con más de 1.200 locales, casi todos operados bajo el sistema de franquicias.

La familia Santiago, fundadora de la empresa, lleva más de 70 años en la elaboración y comercialización de helados en la provincia de Córdoba. Al año de nacer, ya contaba con 50 locales en esa provincia. En el segundo sumó 10 y en el tercero ya tenía 80 puntos de venta.
La firma fue creciendo y en la actualidad, los números sorprenden: con ingresos anuales por u$s250 millones promedio, procesa y comercializa el 25% del helado que se consume en la Argentina.
Con presencia en 22 provincias y puntos de venta en Chile, Uruguay y Paraguay, la marca comenzará a ofrecer pizzas congeladas. La diversificación es el camino que seguirá para ampliar sus fronteras comerciales.

Nuevo marco legal
Como parte de los cambios que ha experimentado este formato de negocios, cabe consignar que el nuevo Código Civil y Comercial, que rige desde el 1 de agosto, reglamentó esta modalidad contractual.

Uno de los puntos que causa mayor debate es el que establece que sólo cuando existe fraude laboral el franquiciante es responsable por las deudas de los trabajadores de la empresa franquiciada (ver nota: ¿Pensó en adquirir una franquicia o trabaja en una de ellas?: esto es lo que estipula el nuevo Código Civil).
En cuanto a los plazos de los acuerdos, el nuevo Código hace referencia a un mínimo de cuatro años, cuando la mayoría de los vigentes son de tres. Se pueden plantear excepciones en situaciones especiales (ferias, congresos). Al vencer, se prorroga en forma tácita por un año. En la segunda renovación, se entiende que es por tiempo indeterminado.

Asimismo, establece que los acuerdos a menos de tres años -justificado por razones especiales- quedarán extinguidos al vencimiento.

También contempla el hecho de que el franquiciante le ofrezca al franquiciado información económica y financiera para determinar si el negocio es rentable, a partir de la evolución de dos años en puntos de venta similares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada