lunes, 26 de octubre de 2015

Cambios en la educación... ¿nos hace más cultos?

¿Somos más cultos ahora?
La progresiva disminución de asignaturas de humanidades en la educación primaria y secundaria es un ataque frontal al conocimiento. No dejemos de lado el estudio de lo que es substancial para vivir de manera decente, no aburrirse y ser feliz
FRANCESC DE CARRERAS - El País

RAQUEL MARIN

¿Somos hoy más cultos que ayer? Esta pregunta me resulta inquietante. Me refiero a la concepción clásica de cultura, a la idea de cultura que engloba al mundo del pensamiento, a los conocimientos filosóficos, literarios y artísticos. Pues bien, la pregunta me inquieta porque no tengo clara la respuesta.

Hay indicios contradictorios. La universidad pasó, alrededor de los años 70, de ser un centro de aprendizaje de las clases altas y medias, a incluir entre su alumnado a hijos de las clases trabajadoras que nunca hasta entonces habían podido acceder a ella: en principio, por lo menos, la cultura se ha extendido Aunque uno tiene la sensación de que nadie dispone de tiempo para leer libros de literatura o de pensamiento, y ni siquiera tiene afición a leer, si entras en una librería de una cierta calidad compruebas enseguida que la oferta de libros es impresionante, sin comparación mejor que nunca: alguien los compra. El cine, a mi modo de ver, ha empeorado bastante, cada vez las películas se parecen más unas a otras, cortadas todas por el mismo patrón de telefilm televisivo, pero esta es una opinión muy subjetiva que no comparten la mayoría de mis amigos cinéfilos, no me atrevería a hacerla pública, menos a escribirla en El País, denla pues por no leída.

Ciertos indicios son, pues, aparentemente positivos. Pero otros no lo son tanto o, para decirlo claro, son francamente negativos. Una cierta pasión por el fútbol, aunque no la comparta, la puedo entender, así es la condición humana. Pero tantas y tan desaforadas discusiones sobre los detalles más nimios de cualquier partido, la intolerancia que el fútbol fomenta y que suele trasladarse a disputas en otros ámbitos, entre ellos el de la política; los desenfrenados gastos en fichajes y los fabulosos sueldos de los jugadores, sin que nadie se escandalice por ello cuando en otros casos se pone el grito en el cielo por remuneraciones infinitamente menores a ciertos profesionales - o cargos públicos – de mucha mayor responsabilidad y trascendencia social. ¿Cultura futbolística? ¡Por favor! Fanatismo y mercado.

Otro tanto sucede con la gastronomía. ¿Es la gastronomía una forma de cultura? Entendida la palabra cultura en sentido amplio muy probablemente lo es, hoy este término lo abarca casi todo. Pero la sobrestimación de la gastronomía entre ciertas capas intelectuales me parece una manera de sustituir su vacío en ideas y conocimientos, cuando no su coartada moral para una conciencia culpable. A veces pienso que una cierta izquierda entró en decadencia al empezar a pensar que eran compatibles sus posiciones políticas y una desmesurada afición a la gastronomía y al fútbol. Quizás entre la obsesión sartreana por el compromiso - el engagèment, ¿recuerdan? - y la frivolidad de instalarse en la “nada” creyendo que se trataba del “ser”, hubieran podido encontrar sensatas actitudes intermedias que no les indujeran a su cómodo y adormecedor engaño.

Así podría seguir divagando sin llegar a conclusión alguna, sólo apuntando dudas. Pero estas dudas decididamente me abandonan en algunos asuntos concretos sobre los que tengo certezas, quizás equivocadas, pero que me atrevería a defender con argumentos a mi parecer convincentes. Se trata de ciertas cuestiones concretas relacionadas con la enseñanza, la televisión y las llamadas redes sociales. De la televisión me preocupa no ya su calidad general, que por supuesto, sino, especialmente, sus repercusiones que en la cultura política tienen los programas de debate, cada vez más parecidos a un match de boxeo que a una argumentada deliberación. De las redes sociales, admitiendo por supuesto sus inmensas ventajas, me preocupan el anonimato y los tuits, ese mensaje asertivo sin espacio para razonamiento alguno. Pero dejaremos sólo apuntados estos problemas y nos centraremos sólo en un aspecto puntual de la enseñanza.

La sobrestimación de la gastronomía entre ciertas capas intelectuales expresa un vacío de ideas

La progresiva disminución de asignaturas de humanidades –literatura, filosofía, historia, geografía – en la educación primaria y secundaria, pérdida que hoy ya contagia a la universidad, es un ataque frontal a la cultura. En la última reforma de la ley de Educación, la historia de la filosofía pasa a ser optativa y las horas de literatura disminuyen. Sólo con este mero hecho, a los estudiantes – y a la sociedad en general – se les trasmite la idea que estas materias no son importantes porque no sirven para abrirse paso en el mercado de trabajo.

Este giro no es nuevo. Desde los años ochenta ya había desaparecido la vieja asignatura sobre literatura universal, sólo permanecieron literatura española y, en su caso, de la comunidad autónoma con lengua distinta al castellano. En definitiva, la literatura considerada como simple lenguaje, no como hecho cultural substantivo del que el lenguaje es mero trasmisor. Goethe, Voltaire, Dostoyevsky, Tolstoi, Stendhal, Baudelaire, Mann, Kafka, Proust, Faulkner, Camus y tantos otros, son por lo visto prescindibles. Hoy los menores de cincuenta años no saben ni siquiera en qué época situarlos.

Los debates televisivos se parecen más a un match de boxeo que a una argumentada deliberación

Esto sucederá ahora con la filosofía, el núcleo del pensamiento, al pasar a optativa la asignatura sobre su historia. ¿Se puede comprender lo que hoy nos pasa sin estudiar a aquellos que reflexionaron sobre lo que pasaba en su tiempo? ¿Pueden entenderse cabalmente las cuestiones de método en cualquier ciencia, es más, pueden entenderse los fundamentos de la cultura occidental, sin estudiar el decisivo paso que dieron los filósofos presocráticos?

El formidable éxito de la excelente colección de libros sobre los grandes filósofos, dirigida por el profesor Manuel Cruz, que se reparte semanalmente con El País, es reconfortante e indica la sed de conocimiento de unos ciudadanos que, además de ser competentes en su trabajo, quieren saber más, están preocupados por las eternas cuestiones que el hombre se ha ido planteando a lo largo de la historia. ¿Podrán unos estudiantes que no tienen ni idea de estos hitos del pensamiento recurrir a ellos si no sabrán ni siquiera en qué siglo han vivido?

Están bien la informática, el inglés y otras asignaturas instrumentales, pero no dejemos de lado el estudio de aquello que quizás no sirve como medio para ganarse la vida pero que es substancial para vivirla de manera decente, incluso para no aburrirse y ser feliz. Quizás el mercado soluciona mejor que nadie la producción de bienes pero, como dijo Octavio Paz, “no es una respuesta a las necesidades más profundas del hombre. En nuestros espíritus y en nuestros corazones hay un hueco, una sed que no pueden satisfacer las democracias capitalistas ni la técnica”.

Francesc de Carreras es profesor de Derecho Constitucional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada