domingo, 31 de enero de 2016

¿La economía "esclavista" chilena?

Periodista británico enjuicia el modelo económico chileno y lo compara con la esclavitud en EE.UU. durante el siglo XIX
por EL MOSTRADOR


Periodista británico enjuicia el modelo económico chileno y lo compara con la esclavitud  en EE.UU. durante el siglo XIX


"En el Chile de hoy la denominación de 'esclavo' se cambió por la de 'trabajador', y en lugar de proporcionar alojamiento y comida como lo hacían los dueños de esclavos en 1800, ahora ofrecen un estipendio de 500 dólares por mes (unos 300 mil pesos) a los trabajadores para que paguen su habitación y se alimenten", escribió Robert Hunziker en un artículo publicado este mes en el portal Original de UK Progressive.


* El mundo desarrollado está loco de amor con el "milagro de Chile", como lo denominó hace algunos años Milton Friedman. Clasificada como una “economía de altos ingresos” por el Banco Mundial, los galardones están por todos lados. El país cuenta con la más fuerte calificación de bonos soberanos en Sudamérica y es un modelo a seguir para el neoliberalismo.

El neoliberalismo es la escuela de pensamiento de Milton Friedman donde el mejor gobierno es el menos gobierno. Después de todo, las personas pueden cuidar de sí mismas y recaudar más dinero cuando son libres de tomar decisiones en un mercado desregulado. La fórmula es: menos gobierno es igual a más beneficios para el sector privado. Como tal, Chile representa el epítome del neoliberalismo, y el rumbo que con mayor probabilidad tomará Estados Unidos.

El "milagro de Chile" es absolutamente real, si usted ya es rico.

Sin embargo, basta con correr la cortina para constatar que las complejidades de Chile desafían el estruendo de las trompetas de la diosa del neoliberalismo y del capitalismo.

Chile es una "economía de plantación", similar en muchos aspectos a la economía de plantación del sur de los Estados Unidos durante el siglo XIX, en cuyo apogeo hubo entre cuatro y cinco millones de esclavos propiedad de sólo el 3,8% de la población. Los dueños de esclavos compraban esclavos, les daban alojamiento y alimentación.

En el Chile de hoy la denominación de "esclavo" se cambió por la de "trabajador", y en lugar de proporcionar alojamiento y comida como lo hacían los dueños de esclavos en 1800, ahora ofrecen un estipendio de 500 dólares por mes (unos 300 mil pesos) a los trabajadores para que paguen su habitación y se alimenten. Así se eliminó el estigma de la propiedad de esclavos. Se estima que la mitad de todos los chilenos ganan menos de $US 500 por mes. Por lo tanto, el mercado de esclavos es bastante considerable, mensurable más que en los Estados Unidos de 1850.

El peso de la riqueza de Chile está tan inclinado a favor de unos pocos, que se asemeja a la torre inclinada de Pisa, a punto de desplomarse en cualquier momento. Conglomerados y / o familias extremadamente ricas son las dueñas de todo, de las farmacias y los derechos de pesca, de las tiendas de retail, de la minería y los negocios que venden alimentos. Es probablemente una fotografía instantánea del futuro de Estados Unidos en unos pocos años, un Estado puramente corporativo. Después de todo, la clase media ya está bajo ataque.

La Verdad Brutal sobre el Milagro de Chile

Según la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo ("OCDE"), "Chile es el país de la OCDE con la mayor diferencia entre ricos y pobres", así como el cuarto país más pobre de sus 34 Estados miembros.

La administración de Pinochet, 1973-1990 fijó un estándar de la esclavitud de los trabajadores mediante la adopción del neoliberalismo de Milton Friedman. Pinochet abolió los sindicatos de trabajadores. Los "Chicago Boys" fueron la primera línea de acción después que Allende, el presidente depuesto que fue asesinado (y que supuestamente se suicidó en el palacio presidencial) condujera en picada la economía debido a la manipulación de las herramientas monetarias. Por eso fue fácil socavar los derechos de los trabajadores, que son los más vulnerables durante las recesiones.

Según la presidente de la Central Unitaria de Trabajadores de Chile (CUT), Bárbara Figueroa, los trabajadores han esperado "más de 30 años" por las reformas laborales que se están produciendo tras la dictadura de derecha del general Augusto Pinochet, quien implementó reformas neoliberales que diezmaron los derechos de los trabajadores y las regulaciones (Fuente: Trabajadores de Chile impulsar reformas laborales, de televisión Telesur, 04 de septiembre 2014).

Según Gonzalo Durán, economista e investigador de la Fundación Sol, una organización sin fines de lucro que se enfoca en temas laborales, "... el 90 por ciento de los chilenos que trabajan ganan menos de 650.000 pesos por mes, por un total de USD 1.300." En otras palabras, "Nueve de cada diez trabajadores en Chile ganan menos que el salario mínimo promedio en los países desarrollados". (Fuente: Consejo de Asuntos Hemisféricos)

Si nueve de cada diez trabajadores (esclavos) en Chile ganan menos que el salario mínimo promedio en los países desarrollados, deja sólo a uno de cada 10 con un salario digno que permite no correr el riesgo de resbalar en una cáscara de plátano y caer al pozo de la pobreza extrema.

Según Emmanuelle Bazoret, dela Universidad de Chile, "los ingresos de nivel medio son muy bajos en Chile". Y agrega que "como resultado, la distancia entre las clases más bajas y la clase media es muy pequeña. Su posición económica precaria la hace susceptible a la decadencia social debido al desempleo, la enfermedad o la pobreza en la vejez. “La clase media de Chile sobrevive en un terreno inestable”. (Deutsche Welle, 2014). La clase media se define en Chile como aquellos que ganan más de US$ 500 por mes.

Sin embargo, todos los recolectores de datos neoliberales del mundo, como el Banco Mundial y el FMI, se jactan de la rapidez con que ha crecido el PIB per cápita de Chile y el ingreso per cápita, que llega a US$ 14.000 (poco menos de ocho millones de pesos), han enfocado hacia arriba. Sin embargo, una revisión más cercana, al tirar de la cortina, sugiere que si el 1% y el 10% se elimina de la renta per cápita de datos, lo que hace a los datos en sí muy sospechosos, deja el ingreso promedio per cápita en Chile en aproximadamente US$ 4.000 (2.400.000 pesos) en vez de los $ 14.000, que incluye a la parte superior del 1% al 10%. Coincidentemente, $ 4.000 está más cerca del salario mínimo de US$ 380 por mes. ¡Trate de mantener a una familia con 380 dólares al mes!

El 21% de los chilenos vive en la pobreza. López, Figueroa y Gutiérrez analizaron en 2013 la distribución del ingreso en Chile utilizando la base de datos del Servicio de Impuestos Internos. Los autores observaron que "existen pruebas de que las medidas de desigualdad que están realmente disponibles, que se basan en datos de encuestas de hogares, subestiman la verdadera concentración de la renta" (Sarah Gammage, et al, Pobreza, desigualdad y empleo en Chile, Internacional Dirección del Trabajo, Ginebra, Suiza, 2014).

"El estudio de De López, Figueroa y Gutiérrez (2013) confirma el análisis que la distribución del ingreso en Chile se ve muy afectada por la falta de información acerca de la" súper ricos "en la encuesta de hogares CASEN. Los autores concluyen que los más ricos del 1,0 por ciento de la distribución del ingreso se subestima significativamente el uso de la CASEN.



"... La evidencia presentada aquí pone de relieve que la desigualdad de ingresos ha aumentado en el transcurso de los años 1990 y 2000 ... sólo el 22 por ciento de los trabajadores sostienen lo que podría denominarse como un trabajo de alta calidad".

Sólo el 22% de los chilenos tiene lo que podría denominarse como un trabajo de alta calidad. Esto arroja que el 78% de la población cuenta con empleos de baja calidad, que es donde la esclavitud comienza y termina. Sí, el 78%.

Como resultado, llama al menos la atención que varias agencias internacionales valoren tanto a Chile, pero por otro lado vale la pena preguntarse ¿qué están proporcionando los números? ¿Son los datos proporcionados al "mundo" relevantes en absoluto?

Los estudiantes de Chile, un catalizador para el cambio

"Cuarenta años después del golpe de Estado encabezado por el general Augusto Pinochet, Chile sigue siendo una nación herida y dividida, donde el pasado vive en el presente" (Enduring Escisiones: Chile 40 años después del golpe de Pinochet. Pulitzer Center on Crisis Reporting, 11 de noviembre, 2013.)

Los estudiantes chilenos han salido a las calles para protestar por un sistema educativo privatizado que les ha fijado el precio del mercado escolar. Además, sus actividades son probablemente el síntoma de problemas mucho más profundos como la grave desigualdad y falta de oportunidades de movilidad ascendente en medio de las filas y filas de casas para los pobres en los municipios ocultos de las calles relucientes de Santiago.

"De acuerdo con la ONG Un Techo Para Chile, los campamentos son asentamientos ubicados en zonas a menudo ocupados irregularmente, donde la urbanización es limitada o inexistente. El acceso a las necesidades cotidianas y básicas tales como sistemas de agua o de alcantarillado bebibles es drásticamente limitada. El acceso a la atención médica de calidad y a la educación no está disponible fácilmente (“Mujeres de plomo en las Barriadas de Chile”, The Santiago Times, 12 de diciembre, 2009).

Noam Titelman, cuando era presidente electo de la Federación de Estudiantes de la Universitaria Católica (FEUC), el combustible que provocó el movimiento estudiantil de Chile fue "la acumulación de la desigualdad, la injusticia y la falta de esperanza." (Fuente: Consejo de Asuntos Hemisféricos).

Cuando una sociedad no sirve al pueblo, la desesperanza termina en las calles.

El neoliberalismo es una teoría económica que funciona muy bien, si ya eres rico; Sin embargo, para el resto de la sociedad, el jurado aún está deliberando. Pero, si Chile es el mejor ejemplo de cómo funciona el neoliberalismo en su mejor momento, no deben contener la respiración.

Robert McChesney, editor de la Revista Mensual, dijo sobre el neoliberalismo que "es el capitalismo con los guantes".

Pero, tal vez más agudo es el análisis sobre el neoliberalismo de Fran Lebowitz, autor de NYC y crítico social: "En la Unión Soviética, el capitalismo triunfó sobre el comunismo. En este país (Chile), el capitalismo triunfó sobre la democracia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada