jueves, 13 de octubre de 2016

El índice de infelicidad

El índice de infelicidad

El bajo estatus social es malo para su salud. Los biólogos están empezando a entender por qué
The Economist



Había una vez las órdenes bramando ejecutivos estresados ​​en un teléfono, la cancelación de reuniones, quedarse hasta tarde en la oficina y que mueren de un ataque al corazón era un estereotipo de la modernidad. Eso fue antes de los estudios de Whitehall, una serie de investigaciones de los funcionarios públicos británicos que comenzaron en la década de 1960. Estos estudios encontraron que la verdad es precisamente lo contrario. Los que están en la parte superior de la jerarquía en realidad tienen la vida menos estresante y más saludables. El paro cardíaco, y, de hecho, la muerte prematura por cualquier causa, es una prerrogativa de los subordinados.

Tales resultados ya se han confirmado muchas veces, tanto en las sociedades humanas y de otras especies de primates con fuertes jerarquías sociales. Pero mientras que el patrón se entiende bien-, los mecanismos biológicos subyacentes que no lo son. Un estudio recién publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, sin embargo, arroja algo de luz sobre el asunto.

En ella, un grupo de investigadores dirigido por Jenny Tung y Yoav Gilad en la Universidad de Chicago observó los efectos de la situación en macacos rhesus. La experiencia ha demostrado que estos monos muestran el equivalente de simio de resultados de los estudios de Whitehall. El alto riesgo de enfermedad entre los que están en la parte inferior de la pila en ambos casos sugiere que las respuestas bioquímicas a baja condición afectan el sistema inmunológico de una criatura. Esas respuestas deben, a su vez, depende de cambios en la forma de las criaturas genes se expresan. Para investigar este fenómeno significa la manipulación de las jerarquías sociales, pero que sería difícil (y probablemente no ética) si se hiciera a los seres humanos. Puede, sin embargo, hacerlo a los monos, y los investigadores hicieron.

La mente infeliz en organismos no saludables

Dr. Tung y el Dr. Gilad tomaron 49 macacos hembra de rango medio (hembras fueron elegidos debido a una gran cantidad de trabajos anteriores sobre las jerarquías de origen animal se ha realizado en macacos hembras) y los dividieron en grupos de cuatro o cinco. Los investigadores fueron capaces de controlar donde en un grupo de un individuo calificados por el orden en que se introdujo en su grupo (monos recién introducidos casi siempre adoptan un papel subordinado a los miembros del grupo ya existentes). Las jerarquías así establecidos, el equipo llevaron a cabo pruebas en las células en la sangre de los monos, en un intento de determinar el efecto de rango de un macaco en su bioquímica y, en particular, sobre la forma rango influye en la actividad de varios genes.

La respuesta es mucho. Dr Tung y el Dr. Gilad analizaron la expresión en cada animal de 6.097 genes (30% del número total en un genoma o mono, para el caso, en una humana). Estaban buscando correlaciones entre el rango social y la actividad de los genes, y en 987 genes que encontraron uno. Algunos genes fueron más activos en individuos de alto rango; otros fueron más activos en los de bajo rango. La relación era lo suficientemente robusto para que funcione a la inversa, también. Dada una muestra de sangre y ninguna otra información, fue posible predecir el estado de un individuo dentro de su grupo con una precisión de 80%.

La siguiente pregunta era lo que todos estos genes realmente hacen. Efectivamente la respuesta, por una fracción sustancial de ellos, fue que se regulan los aspectos del sistema inmunológico. En particular, las personas de bajo estatus mostraron altos niveles de actividad en los genes asociados con la producción de diversas células relacionadas con la inmunidad y factores de señalización química, así como los relacionados con la inflamación (una respuesta inmune en general que implica la inflamación de tejidos y aumento de inmuno actividad de las células en la zona afectada). Aunque los investigadores no examinaron de forma explícita la salud de sus cargos de simio, la inflamación crónica, generalizada es un factor de riesgo, en las personas, para una larga lista de dolencias que van desde problemas de corazón a la enfermedad de Alzheimer.

Por último, el equipo investigó los mecanismos detrás de estas diferencias en la expresión génica. De acuerdo con el trabajo previo, encontraron que los individuos de alto y bajo rango mostraron diferentes niveles de respuesta a una clase de hormonas llamadas glucocorticoides, que regulan la actividad y la respuesta al estrés del sistema inmune. También encontraron cambios en la mezcla de células dentro del sistema inmunológico de los animales en sí. Pero lo que es nuevo, e intrigante, es que descubrieron, por primera vez, evidencia de que un fenómeno conocido como cambio epigenético está en el trabajo.

La epigenética-actualmente uno de más calientes de la biología molecular temas-es un proceso por el cual los genes se activan o desactivan por la presencia o ausencia de estructuras químicas llamadas grupos metilo y acetilo. Dr. Tung y el Dr. Gilad encontraron que los patrones de metilación fueron sistemáticamente diferentes en animales de alta y de baja graduación. Fundamentalmente, estos cambios generalmente se transmiten a las células hijas producidas cuando una célula se divide, y así se perpetúan a lo largo de la vida de un animal. En la medida en que la epigenética marcado está involucrado en la creación de la condición social, a continuación, el estado puede ser mantenido por las células del animal, ya que se replican.

¿El destino del Niño?

Aquellos que creen en el progreso será, sin embargo, se complace saber que la epigenética no es necesariamente el destino. Los grupos metilo pueden ayudar a mantener el status quo, pero si ese status quo es interrumpida por los acontecimientos externos que puedan ser borrado y un nuevo lote puesto en su lugar.

Dr. Tung y el Dr. Gilad descubrieron esto porque algunas de sus monos hicieron cambiar de estado dentro de sus grupos. Cuando eso sucedió, los cambios en la expresión génica apropiados para el nuevo estado siguieron rápidamente. Los que lo hacen liberarse de su humilde tarea, entonces, puede comenzar a cosechar los beneficios para la salud casi inmediatamente.

Al igual que con cualquier estudio en animales, éste no puede simplemente ser asignada directamente a los seres humanos. Pero proporciona punteros que los investigadores que trabajan en la gente puede utilizar. En particular, el experimento se aseguró de que el rango social era el único factor que está cambiando, que proporciona una fuerte evidencia de que la cadena de la causalidad va de baja condición social, a través de un sistema inmune alterado al peor estado de salud, y no al revés. La mejor medicina es, pues, la promoción. Prosperar y vivir mucho tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada