jueves, 24 de noviembre de 2016

Papa, gulags y la idiotez de comparar a los cristianos con los comunistas

Irresponsables opiniones del Papa 
Trabajó hasta la muerte

¿Existe una equivalencia moral entre los campos de concentración de Hitler y el Gulag ruso? Un nuevo libro examina la singular historia de los campos de trabajo de Stalin
The Economist




En la Praga Post-Comunista se pueden comprar recuerdos soviéticos: estrellas rojas, martillos y hoz, retratos de Lenin. Así que al menos Anne Applebaum lo descubrió un día mientras cruzaba el Puente de Carlos. Ella reflexionó que la venta de esvásticas y retratos de Hitler sería justamente considerado un ultraje. ¿Cuál fue la diferencia? ¿Por qué la opinión pública occidental parece tan indiferente hacia el legado de los campos de concentración soviéticos mientras sigue considerando a los nazis con justificado aborrecimiento? Esta pregunta fue uno de los impulsos que la llevaron a escribir la historia del Gulag.

Los dos sistemas penales fueron similares en su resultado final: millones de muertes. Pero había muchas diferencias en su origen, propósito y forma de operar. El primer campamento soviético, el antiguo monasterio de Solovki en islas del Mar Blanco, fue inicialmente concebido como un lugar remoto donde los enemigos de los Rojos podían ser aislados. Sólo poco a poco sus reclusos se vieron obligados a dedicarse al trabajo productivo, talando árboles y construyendo caminos. Entonces, cuando la Unión Soviética lanzó un programa de industrialización a finales de la década de 1920, los planificadores decidieron que los trabajadores forzosos podían ser útiles para abrir zonas remotas y prohibidas del país, donde los trabajadores libres no se asentarían. En resumen, podrían convertirse en parte de la economía planificada. Así, las cuencas se desarrollaron en Vorkuta, en la República de Komi, en el norte ártico de la Rusia europea. En el Lejano Oriente, el complejo del campamento Dalstroi explotó los depósitos de oro y platino de la región de Kolyma.

Los archivos demuestran que Stalin y el Politburó prestaron mucha atención a ambos, en particular a Dalstroi, cuyo oro era vitalmente necesario para financiar la importación de tecnología occidental durante la campaña de industrialización. Los registros muestran que se discute en el lenguaje suave del contador de la entrada, la producción y el beneficio, sin prestar atención al costo humano.

En la década de 1930 el costo humano podía ser ignorado porque los presos del campo de trabajo, o zeki, eran calificados como enemigos del pueblo, era una ofensa llamarlos camaradas y, por lo tanto, eran prescindibles. El asesinato en masa no fue en realidad un objetivo del sistema, como lo fue en la Alemania nazi, pero los imperativos de la industrialización forzada, junto con la estigmatización de los detenidos, permitieron imponer condiciones de trabajo inhumanas que invariablemente mataron a muchos.

La única manera de motivar a los convictos sin ninguna perspectiva de liberación anticipada era alimentar bien a los que trabajaban duro. Aquellos que no lograron cumplir sus objetivos tuvieron que cortar sus raciones; Debilitados por la nutrición inadecuada, cayeron aún más atrás, y el círculo vicioso resultante fue una sentencia de muerte en todos menos el nombre. Con el tiempo, los dirigentes soviéticos se dieron cuenta de que, incluso en un país populoso, un consumo tan descuidado de recursos humanos era perjudicial. A partir de 1939, cuando el jefe de la policía secreta de Stalin, Lavrenti Beria, fue puesto a cargo del imperio Gulag, los zeki recibieron alimentos y cuidados médicos adecuados cuando no fue posible, sino porque los trabajadores sanos eran más productivos que los enfermos .

La Sra. Applebaum, que cubrió el este de Europa para The Economist durante el derrumbamiento del comunismo dirigido por los soviéticos, dedica un capítulo eficaz a los guardias del campo. La mayoría de ellos se comportaron con una insensible calamidad a sus cargas, especialmente en los camiones de ganado utilizados para los transportes ferroviarios y en los buques condenados del Lejano Oriente. ¿Qué explica su comportamiento? No todos eran sádicos, pero estaban mal educados y algunos habían sido criminales. Pertenecían, en su mayor parte, al peldaño más bajo del NKVD, precursor de la KGB, y vivían en condiciones apenas ligeramente mejores que las de los zeki mismos.

Años de propaganda estatal les habían enseñado que los zeki no eran totalmente humanos: el término "sub-humano" no era usado, como lo eran los nazis, pero el "enemigo del pueblo" era casi tan degradante y eran combinados en la propaganda con términos como "bichos", "suciedad" y "hierbas venenosas" (o "gusanos", como en la Cuba castrocomunista). Tratar a los prisioneros bien significaba cumplir con los deberes concienzudamente, tomar problemas, intervenir a veces para detener a los matones criminales, y la mayoría de los guardias no veían sentido alguno en ejercitarse así para cargos que consideraban inútiles. Es también necesario reflexionar sobre esta deshumanización de la gente común, porque así suceden las atrocidades.

La señora Applebaum tiene algunos predecesores distinguidos en escribir la historia del sistema de Gulag, notablemente Roberto Conquest y Alexander Solzhenitsyn. Ella puede soportar comparación con ellos, y en algunos aspectos los supera. Ella toma la historia hasta el final del período soviético, y ha hecho buen uso de material publicado y archivos que han estado disponibles sólo en los últimos diez años o así. Incluyen los de Memorial, la asociación establecida a finales de los años 90 para recuperar y dar a conocer la verdad completa sobre el sistema penal soviético y sus víctimas. Algunas de sus fuentes más interesantes, sin embargo, provienen de los archivos del estado, en particular los largos y detallados informes de la NKVD Gulag Inspectorate de los años 1930 y 1940. Éstos eran tan francos como Solzhenitsyn debía ser décadas más tarde en el "Archipiélago Gulag" al revelar las deficiencias y abusos que abundaban en el sistema, y ​​recomendaron maneras de reducirlos, en interés de una mayor productividad. Normalmente no se hizo nada efectivo en ese momento, pero esos informes dejaron un rico recurso para el historiador.

El "Gulag" está lúcido y bien investigado, y su mensaje moral es claro sin ser intrusivo. Debería convertirse en la historia estándar de uno de los mayores males del siglo XX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada