domingo, 1 de enero de 2017

Venezuela: Ineficiencia sociopática en 10 medidas

Las 10 medidas de Hugo Chávez y Nicolás Maduro que hundieron a Venezuela
El primero sentó las bases de un modelo económico insostenible en el largo plazo, y su sucesor terminó de llevarlo al colapso total. Inflación, escasez y la imposibilidad de generar riqueza fueron un combo letal
Por Darío Mizrahi - Infobae




La Revolución Bolivariana mostró desde el comienzo sus dificultades para administrar la economía. Hugo Chávez cerró su primer año de gobierno en 1999 con una caída de 6% en el PIB. Tras un leve repunte en 2000 y 2001, el país entró en una profunda recesión en 2002 y 2003, con derrumbes de 8,9 y 7,8 por ciento.

Sin embargo, en 2004 la economía dio un salto extraordinario al expandirse 18,3 puntos. ¿Qué pasó? El precio del barril de petróleo, principal producto de exportación de Venezuela, se había más que duplicado respecto de los 20 dólares que valía en 1999, y seguiría su senda alcista hasta junio de 2008, cuando el Brent alcanzó un récord de 139 dólares. Eso le permitió al chavismo crecer a un promedio de 10% anual hasta ese año, manteniendo sin dificultades enormes niveles de gasto. Sin ese dato sería imposible entender el impacto que tuvo el gobierno de Chávez sobre la sociedad venezolana.

El PIB bolivariano seguiría los vaivenes del crudo en los años siguientes, con crecimiento negativo en 2009 y 2010, y positivo en 2011 y 2012. No obstante, desde mucho tiempo atrás ya se habían sentado las bases para la debacle económica, que se empezaría a notar con fuerza desde 2013. Esto ocurrió en consonancia con la crisis política que significó la muerte de Chávez y su reemplazo por Nicolás Maduro, en marzo de ese año.

En sus cuatro años como presidente, "el hijo de Chávez" puede jactarse de ser probablemente el mandatario con peores resultados económicos del planeta. Según estimaciones del FMI —hace rato que el Gobierno dejó de brindar datos confiables—, Venezuela culminará 2016 en una situación propia de un país en guerra: una caída de 10% en el PIB, una inflación del 475% —y una proyección de 1.600% para 2017—, una pobreza que según una encuesta de distintas universidades afecta al 75% de los hogares, y niveles de desabastecimiento en alimentos y medicamentos que hablan de una crisis humanitaria.

1. Depredación de los recursos petroleros


"La economía venezolana ha venido en un curso de desastre desde que Chávez tomó el poder en 1999. Su proyecto se hizo viable inicialmente por un inmenso apoyo popular y el crecimiento del ingreso petrolero, como jamás había ocurrido en la historia de los hidrocarburos en Venezuela. Con eso compró apoyo interno y solidaridades internacionales. Ambos ahora languidecen, sin liderazgo y sin recursos fiscales", dijo el economista Carlos Blanco, profesor de estudios internacionales de la Universidad de Boston, consultado por Infobae.

Es lógico que un país que tiene un recurso tan importante como Venezuela con el petróleo se vuelva dependiente de él, y sea vulnerable a los vaivenes de su cotización en el mercado internacional. Pero el gobierno de Chávez pudo disfrutarlo a valores tan exorbitantes que tenía todo para crear un fondo de reserva para cuando se terminara la bonanza e incluso usarlo para aportar al desarrollo del sistema productivo. Sin embargo, sus recursos se dilapidaron regalando el combustible en el mercado interno y financiando a los aliados, como Cuba. Por eso, cuando el crudo bajó de los niveles récord, el modelo empezó a crujir.

"La muerte de Chávez fue seguida de un descenso paulatino de los precios del petróleo y de un acelerado deterioro de la obra del gobierno. Le tocó a Maduro correr con estas consecuencias, pero una suerte semejante le pudo haber tocado al propio Chávez. La debilidad del liderazgo de Maduro no es solo porque sea menos inteligente —algo que es verdad—, o porque no tenga el carisma arrollador de Chávez —que también es cierto—, sino porque le tocó gobernar con sus torpezas a un país malacostumbrado a vivir del reparto de la renta y no de su esfuerzo productivo", explicó a Infobae el economista Víctor Álvarez R., investigador del Centro Internacional Miranda y Premio Nacional de Ciencias.

El uso irresponsable de los ingresos provenientes del petróleo no fue el único problema. La administración chavista de PDVSA fue tan desastrosa que cayó la producción. "El desastre de la industria petrolera nacional la ha llevado de producir más de 3.6 millones de barriles diarios, a una cifra que oscila entre 2.1 y 1.9 millones, siendo el país con las mayores reservas de petróleo del mundo", precisó Blanco.


2. Creación de un megaestado empresario


"El Estado se hizo cada vez más interventor en la actividad económica: propietario de los recursos naturales y del subsuelo, pasó a ser dueño de empresas en diversos sectores. Además aumentó la regulación de la actividad privada, estableció elevados impuestos, controles de precios y del tipo de cambio, barreras al libre comercio. Así se fue desarrollando un entorno menos propicio y estimulante de la actividad económica, privada en particular", dijo Rafael J. Avila, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Monteávila, en diálogo con Infobae.

Ese Estado se constituyó a partir de la expropiación de todo tipo de empresas, la mayoría quebradas. Y lo que se buscó a través de ellas fue satisfacer necesidades políticas antes que prestar mejores servicios.

"El proyecto chavista despreció al sector productivo porque lo asumió como la representación del enemigo que intentaría impedir su proyecto socialista —dijo Blanco—. Convirtió en parias a los empresarios y al movimiento sindical organizado, utilizó los inmensos recursos fiscales para comprar solidaridades que aún perduran, aunque débiles, y convirtió a una masa inmensa de ciudadanos en dependientes de los favores del Estado".



3. Fijación de controles en todas las áreas de la economía


"Con el argumento de combatir la especulación, se impusieron controles de precios. Primero a productos básicos, pero luego se engrosó la lista. Se crearon organismos para fiscalizar. La consecuencia lógica fue mayor escasez y burocracia. También se hicieron más frecuentes los controles de cambio, esperando que éstos pudieran frenar la fuga de capitales, cosa que lógicamente funciona por muy breve tiempo, pero no resuelve el problema de fondo", destacó Ávila.

Los controles y la pretensión de fijar todos los precios por debajo de los costos acabaron por hacer casi inviable la obtención de ganancias. Eso incentivó el auge del mercado negro y de las mafias en casi todos los ámbitos productivos.


4. Pulverización del tipo de cambio


"Con el argumento de detener la fuga de divisas y la depreciación de la moneda, y controlar la inflación, se impuso un control del tipo de cambio y se limitó la adquisición de dólares a las empresas y a las personas. Además se crearon tipos de cambio preferenciales, que con el tiempo se hicieron mucho más bajos en relación al mercado. Como resultado, ni se ha detenido la fuga de capitales ni la depreciación del bolívar, ni mucho menos la inflación", contó Ávila.

La escasez de divisas ha llegado al punto de que Venezuela no puede pagar todas las importaciones que necesita. Muchas aerolíneas internacionales dejaron de operar en el país a causa de este problema.


5. Proteccionismo y aislamiento del mundo


El proteccionismo fue otra manera de limitar la competencia y estimular el desabastecimiento y la inflación. La combinación de altos aranceles con el sistema de cuotas de importación terminó perjudicando incluso a los empresarios locales que se pretendía favorecer, ya que la producción de muchos bienes necesita insumos que no se encuentran en el país.


La escasez de comida se siente en el país hace largos meses (AFP)

6. Creación de impuestos distorsivos


"Se estableció una mayor y más compleja tributación. Las recientes modificaciones de las leyes impositivas tienen el objetivo de cargar más la actividad empresarial", dijo Avila.

Los impuestos a la producción son la otra cara de los controles excesivos sobre la economía. Corregir esas distorsiones es condición sine qua non para una reactivación. De acuerdo con Álvarez, habría que "eliminar los rígidos controles de precios que obligan a vender por debajo del costo y desestimulan la producción, sincerar las tarifas de servicios de gas, agua y luz, reactivar el cobro de los peajes, realizar ajustes en la tributación, y sustituir los ineficientes subsidios indirectos a los productos que los contrabandistas sacan del país por subsidios directos a los hogares pobres".


7. Pérdida de autonomía del Banco Central


Una de las modificaciones más importantes que impulsó el chavismo fue poner fin a la independencia del Banco Central de Venezuela (BCV), permitiéndole financiar al Tesoro y a las empresas públicas. Luego intervino sobre su sistema estadístico, que informaba con rigurosidad las cifras de inflación y escasez, entre otras variables económicas que empezaron a ser ocultadas y manipuladas.

"Vale recordar que hasta 2009 el financiamiento del BCV al Gobierno con emisiones de dinero sin respaldo fue prácticamente nulo. No hubo. A raíz de la reforma de la Ley del BCV se autorizó al instituto emisor a financiar a las empresas del Estado, lo cual repercute en una mayor demanda pública y privada. En una economía signada por una creciente escasez, la mezcla de una mayor demanda con una menor oferta es justamente lo que atiza la inflación y aumenta la presión sobre el tipo de cambio paralelo", señaló Álvarez.


8. Gasto público y emisión monetaria en niveles insostenibles


Al poder controlar el BCV, el Gobierno tuvo vía libre para acelerar la emisión monetaria para financiar un gasto público que está muy por encima de la riqueza que efectivamente genera el país. Según Blanco, sólo durante 2016 la "base monetaria se incrementó 147 por ciento".

"Lamentablemente el Gobierno ha pospuesto el saneamiento fiscal y se aferra al financiamiento monetario e inflacionario —dijo Álvarez—. Si el BCV continúa financiando el déficit fiscal del gobierno con la expansión de los agregados monetarios, la inflación seguirá desbocada".


Una de las trifulcas desatadas por la crisis de los billetes (Reuters)

9. Militarización de la economía


"Debido a su procedencia, Chávez puso en práctica el nombramiento de efectivos militares, activos o retirados, en roles de gobierno: ministros, altos funcionarios, embajadores, presidentes de institutos", dijo Avila.

Muchos de ellos pasaron a manejar áreas clave de la política económica. Esto revela el sesgo con el que la administración chavista entiende la economía. El Gobierno cree que puede bajar la inflación por la fuerza, obligando a los comerciantes a vender por debajo de sus costos, con la amenaza de hacerlos arrestar.


10. Retiro de circulación de los billetes de 100 bolívares


El 7 de diciembre el presidente del BCV, Nelson Merentes, anunció que a partir del 15 de diciembre comenzarían a circular billetes de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000 bolívares, ya que el máximo de 100 obligaba a la gente a salir a la calle con bolsas llenas de dinero para hacer compras cotidianas. Sin embargo, en una decisión incomprensible, Maduro ordenó sacar de circulación el billete de 100 bolívares en un plazo de 72 horas, cuando todavía no habían llegado los nuevos.

"Millares de ciudadanos de a pie se amontonaron durante largas horas a las puertas de los bancos públicos para depositar los billetes —contó Álvarez—, antes de que se venciera el plazo de 72 horas y ya no valieran nada. El rechazo al billete de 100 bolívares para las operaciones de compraventa desbordó el nerviosismo de los venezolanos. Muchos comercios debieron cerrar ante las amenazas de bandas motorizadas de saquearlos si no recibían el dinero en efectivo. Se desató una ola de disturbios que dejaron un trágico saldo de muertos, heridos, bancos quemados, cientos de locales saqueados y ciudades militarizadas".

La administración central se vio obligada a retroceder con la medida y prorrogar la vigencia del billete de 100 bolívares. Como si fuera poco, los nuevos de alta denominación aún no entran en circulación.

Para la economista María de la Fe López Domínguez, profesora de la Universidad Simón Bolívar, lo ocurrido es muy difícil de entender. "En época navideña, de máximo uso del dinero en efectivo, en medio de un enorme crecimiento de la liquidez luego de aumentos salariales muy significativos, es incomprensible desde el punto de vista técnico —dijo a Infobae—. Lo inoportuno de la medida la hizo contraproducente, como de inmediato se vio con el desorden social y económico que se produjo. Entonces, no puede haber justificación técnica para que se tomara como se hizo, quedando así la sospecha de motivaciones puramente políticas".





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada